Hombre paralítico vuelve a caminar gracias a un implante de electrodos en la columna

El italiano Michel Roccati sufrió un accidente de motocicleta en 2017 que le dejó la parte inferior del cuerpo completamente paralizada. Afortunadamente recuperó la capacidad de caminar después de que los médicos le implantaran electrodos en la columna para reactivar sus músculos. Roccati ahora puede realizar movimientos como para nadar e incluso montar bicicleta.

El equipo de investigación dirigido por Gregoire Courtine, profesor de la EPFL, y Bloch, profesor y neurocirujano del CHUV, ha desarrollado un sistema con implante sofisticados controlados por un software de inteligencia artificial. El nuevo estudio, incluye a tres hombres, que habían estado lesionados durante más de un año, tenían una parálisis completa de cintura para abajo, pero la nueva tecnología ha permitido que todos ellos vuelvan a caminar.

Funciona enviando pulsos eléctricos a sus músculos, de la misma forma que lo hace el cerebro. Estos implantes pueden estimular la región de la médula espinal que activa los músculos del tronco y las piernas. Los autores dicen que, gracias a esta nueva tecnología, los tres pacientes con lesiones medulares completas lograron volver a caminar libremente, fuera del laboratorio.

«Nuestros algoritmos de estimulación siguen basándose en la imitación de la naturaleza», dice Gregoire Courtine. «Y nuestros nuevos cables blandos implantados están diseñados para colocarse debajo de las vértebras, directamente en la médula espinal. Pueden modular las neuronas que regulan grupos musculares específicos. Controlando estos implantes, podemos activar la médula espinal como lo haría el cerebro de forma natural para que el paciente se ponga de pie, camine, nade o monte en bicicleta, por ejemplo».

«El primer día pude ver cómo se movían mis piernas y fue muy, muy emocionante», dijo Michel Roccati a New Scientist. «Después de tres o cuatro meses de entrenamiento, podía salir a la calle con un andador».

Si bien, es necesaria una amplia formación para que los pacientes se sientan cómodos utilizando el dispositivo, el ritmo de la rehabilitación es tan sorprendente que los pacientes fueron capaces de ponerse de pie, caminar, pedalear, nadar y controlar los movimientos del torso en sólo un día, después de que se activaran sus implantes. Courtine explica que eso se logra gracias a los programas de estimulación específicos que los científicos prepararon para cada tipo de actividad.

Los pacientes pueden controlar la estimulación eléctrica de forma inalámbrica desde una tableta, escogiendo la actividad deseada y los protocolos correspondientes se transmiten al marcapasos del abdomen. Es un logro excepcional, es increíble los resultados en un solo día, imagina qué se consigue después de unos cuantos meses de entrenamiento. Pues bien, al final los beneficiarios lograron retomar una vida social casi normal, participando en diferentes actividades de manera más independiente.

Cabe mencionar que esto no significa una cura directa para la lesión de la columna. Los investigadores dicen que la tecnología de momento es demasiado complicada para ser utilizada en la vida cotidiana. De igual forma, se recibe como un paso gigante para mejorar la calidad de vida y se espera que algún día ayude a las personas con lesiones graves en la columna a ponerse de pie, caminar y hacer ejercicio.

La investigación se detalla en un artículo publicado en la revista Nature Medicine.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.