¿Alguna vez se ha preguntado por qué no nos vuelven a crecer los dientes?

La mayoría de los niños tienen un juego completo de veinte dientes temporales, también llamados “dientes de leche” antes de los 3 años. A la edad de cinco o seis años de edad, estos dientes comienzan a caerse, al ser empujados por los dientes permanentes quienes los reemplazarán. 

Los dientes de leche juegan un papel fundamental en el desarrollo y crecimiento de la mandíbula, el maxilar, y de la cara en general. Cabe destacar que la formación de los huesos depende de estos dientes que son necesarios para el desarrollo adecuado del lenguaje. 

Cuando comienza la adolescencia, es decir, a los 12 o 13 años de edad, el ser humano ya casi tiene todos los dientes permanentes. Entre los 17 y 25 años, salen cuatro dientes más, también llamadas “muelas de juicio”, los cuales completan la dentición definitiva formada por 32 piezas dentales.

Ahora bien, los dientes no solo sirven para masticar, sino también para hablar. Inclusive algunos dientes funcionan junto con los labios y la lengua para formar sonidos. Una vez que se pierden los dientes permanentes, no vuelven a crecer. Pero, ¿Por qué no vuelven a crecer? la respuesta se encuentra en la composición de los dientes: 

Bien, el 90% de los componentes de estos órganos anatómicos son minerales como calcio, magnesio o fósforo.  A diferencia de otros órganos, los dientes poseen una capacidad limitada de repararse, debido a las pocas proteínas y la ausencia de células madre – materia prima del cuerpo humano, que tiene el potencial de formar diferentes tipos de células- que son necesarias para poder sanar.

Aunque hay células madre dentales estas se encuentran en los tejidos dentales, específicamente en la pulpa dental y esto es solo en un 10%.

Sin embargo dentro del mismo reino animal, hay casos en los que los dientes vuelven a crecer, por ejemplo al  tiburón le crecen cada vez que los pierde, llegando a tener hasta 20.000 dientes a lo largo de su vida y los elefantes los cambian hasta 4 veces durante su vida. 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.