Un hombre acudió a urgencias por fuertes dolores estomacales; descubren que se tragó un Nokia 3310

A la unidad de urgencias llegan muchos casos clínicos que brillan por su impacto y por ser difíciles de creer. ¿Qué te puede pasar por la cabeza cuando sufres de un fuerte dolor en la cavidad abdominal y acudes a una unidad de atención médica para recibir un diagnóstico? La verdad es que esa pregunta resulta difícil de responder debido a los múltiples causantes de un dolor abdominal.

Desde una indigestión causada por comer algún alimento hasta alteraciones en la fisiología de órganos específicos, estos y otros pueden ser los causantes de un dolor en la cavidad abdominal, pero un hombre de 33 años que vive en la ciudad de Pristina en Kosovo descubrió que su fuerte dolor era ocasionado por un Nokia 3310 que se había tragado. 

El caso fue atendido por el Dr. Skender Teljaku y su equipo, de la unidad de endoscopía de un centro hospitalario de Kosovo, quienes reportan que el hombre prácticamente corrió con suerte ya que, debido a la naturaleza ácida de los jugos gástricos, estos pudieron haber ocasionado la corrosión de la batería presente en el dispositivo electrónico, liberando una gran cantidad de compuestos químicos altamente tóxicos, comprometiendo la vida del paciente. 

Gracias a las técnicas de endoscopía, los médicos pudieron retirar en tres partes el dispositivo electrónico que había permanecido por más de 4 días en el estómago del hombre, sin requerir de cirugía y apertura de dicho órgano. Ahora, de acuerdo con el Dr. Teljaku, el paciente se encuentra en recuperación.

¿Cómo es que llegó el teléfono móvil a su estómago? La pregunta sigue siendo un misterio, pero los profesionistas de salud creen que pudo haber sido un caso de ingestión accidental, o bien por algún “reto” entre amigos del paciente, cosa que el hombre no ha querido declarar. 

Normalmente cuando ocurre la ingestión accidental de ciertos objetos, estos pueden ser degradados por el propio sistema digestivo y pasan inadvertidos, o bien pueden llegar a ser expulsados durante las evacuaciones, sin tener ninguna complicación durante el proceso. Sin embargo, este caso resultó ser especial debido al tamaño del objeto ingerido y al riesgo al que estaba expuesto el paciente por las sustancias tóxicas presentes en la batería. Por fortuna, todo salió bien. 

El caso, que fue dado a conocer por el propio especialista en sus redes sociales, nos recuerda lo descabellado que pueden sonar algunos reportes médicos que, de no ser documentados y dados a conocer con evidencias, difícilmente serían aceptados como verídicos.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.