Los increíbles cerebros de la sepia guardan recuerdos que parecen nunca borrarse

La capacidad de generar recuerdos es una habilidad que durante mucho tiempo se ha atribuido exclusivamente a los humanos. Sin embargo, desde hace algunos años se sabe que ciertas especies tienen tan bien  desarrollado su sistema nervioso, que son capaces inclusive de experimentar ciclos de sueño muy similares a los que percibimos nosotros; tal es el caso de los cefalópodos. 

Aunque la capacidad de almacenar recuerdos parece ser una huella distintiva que nos distingue de otros animales, lo cierto es que muchas veces podemos olvidar fácilmente cosas tan intrascendentes ¿Recuerdas lo que cenaste la semana pasada, o un día como hoy, pero del año pasado? Este tipo de situaciones, que no son importantes para nosotros, en otras especies cumplen una función muy relevante.

Ahora, una nueva investigación arroja evidencia de que un tipo de cefalópodo, la sepia, no parece mostrar signos de deterioro de la función de la memoria con el paso del tiempo. 

Existen dos tipos de memoria, la episódica y la semántica. Mientras la primera está relacionada con el qué-dónde-cuándo de los eventos pasados, la segunda se asocia a lo que hemos aprendido a través de los años de vida. En el nuevo estudio, los investigadores analizan la memoria episódica de la sepia, y la asocian con sus comportamientos de apareamiento y comida. 

«La sepia puede recordar qué comió, dónde y cuándo, y usar esto para guiar sus decisiones de alimentación en el futuro. Lo sorprendente es que no pierden esta capacidad con la edad, a pesar de mostrar otros signos de envejecimiento como la pérdida de la función muscular y el apetito», explica en un comunicado la Dra. Alexandra Schnell, psicóloga de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido y autora principal del estudio.

En su trabajo, los investigadores analizaron el comportamiento de 24 sepias que fueron divididas en un grupo juvenil y uno adulto, las cuales fueron sometidas a una búsqueda de alimento. Curiosamente, los resultados obtenidos revelaron que estos animales recordaban todo lo de su entrenamiento asociado a la comida, que responden a las preguntas qué-dónde y cuándo, relacionadas con la memoria episódica. 

«Las sepias viejas eran tan buenas como las más jóvenes en la tarea de memoria; de hecho, a muchas de las más viejas les fue mejor en la fase de prueba», explica en un comunicado la Dra. Schnell. «Creemos que esta habilidad podría ayudar a las sepias en la naturaleza a recordar con quién se aparearon, para que no vuelvan a tener la misma pareja».

Aunque la memoria episódica se ha visto en roedores, esta es la primera vez que se demuestra que esta habilidad no se deteriora con el paso del tiempo en una especie, es decir, cuando envejecen. “Nuestros resultados sugieren que la memoria episódica en la sepia no disminuye con la edad, a diferencia de la observada en humanos. Tanto las sepias subadultas como las adultas mayores completaron con éxito las tareas de memoria de tipo semántico y episódico”, escriben los autores en su artículo. 

La investigación ha sido publicada en Proceedings of the Royal Society B.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.