El COVID-19 prolongado puede provocar más de 200 síntomas en 10 sistemas y órganos

Desde que se comenzaron a realizar las primeras investigaciones para analizar las consecuencias de la COVID-19 en los individuos que habían sido infectados por el SARS-CoV-2, los científicos se percataron de que las secuelas a largo plazo eran más evidentes en el sistema nervioso central.

Ahora, una investigación realizada por científicos del University College de Londres y del Hospital presbiteriano de Nueva York han descubierto hasta 203 diferentes síntomas prolongados de la COVID-19 en 10 sistemas y órganos diferentes en el cuerpo, destacando la importancia y su impacto en la vida cotidiana de los pacientes recuperados.

«Si bien es cierto que existe mucha discusión pública sobre la COVID-19 prolongada, hay pocos estudios sistemáticos que investiguen esta población. Por tanto, se conoce relativamente poco sobre su variedad de síntomas y su progresión a lo largo del tiempo, la gravedad y el curso clínico esperado, su impacto en el funcionamiento diario y el regreso esperado a la salud inicial», explica en un comunicado la Dra. Athena Akrami, neurocientífica del University College London y autora principal del estudio publicado en EclinicalMedicine.

En su estudio, los investigadores crearon una encuesta para caracterizar el perfil de los síntomas y el curso temporal en los pacientes con COVID-19 prolongado confirmado o con sospecha, y en cómo este repercutía en la vida diaria, en la recuperación de salud y en las actividades laborales de los encuestados.

El análisis recopiló datos de 3,762 personas encuestadas en 56 países diferentes. A su vez, los investigadores detectaron que los síntomas más comunes encontrados  fueron fatiga, malestar post-esfuerzo y disfunción cognitiva. Otros síntomas menos frecuentes fueron pérdida de memoria, alucinaciones visuales, visión borrosa, diarrea, cambios en el ciclo menstrual… etc. Los participantes informaron 55.9 síntomas cada uno, en 9,1 sistemas u órganos. De los 3,762 encuestados con COVID-19 prolongado, 2,454 habían experimentado síntomas durante al menos seis meses.

«A los siete meses, muchos pacientes aún no se han recuperado de síntomas sistémicos, neurológicos y cognitivos, no han regresado a los niveles anteriores de trabajo y continúan experimentando una carga significativa de síntomas», escriben los investigadores en su artículo. Hay muchas cosas que todavía no sabemos sobre COVID-19 prolongado, aunque con las recientes investigaciones, la imagen se está volviendo cada vez más clara. Los síntomas parecen desaparecer después de la vacunación, pero solo para algunos pacientes.

De acuerdo con el University College de Londres, una de cada siete personas presenta algunos síntomas 12 semanas después de un resultado positivo de la prueba. Aunque este estudio no determinó qué tan común es la COVID-19 en general, el hecho de que se cuenten con resultados de estudios anteriores, demuestra qué tan recomendable es agrandar la lista de pruebas para su detección.

El equipo de investigación ha instado a las autoridades sanitarias a que se amplíe la gama de pruebas clínicas de las que existen actualmente para la evaluación de COVID-19 prolongado, incluyendo síntomas neuropsiquiátricos, neurológicos y de intolerancia a la actividad. «Es probable que existan decenas de miles de pacientes con COVID-19 durante mucho tiempo sufriendo en silencio, sin estar seguros de que sus síntomas estén relacionados con dicha enfermedad», explica la Dra. Akrami.

Debido a la naturaleza retrospectiva de este estudio, los investigadores están conscientes de su limitación, y señalan una posibilidad de que no sea representativo para todos los pacientes con COVID-19 prolongado.

La investigación ha sido publicada en EclinicalMedicine, y la puedes ver en su página.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.