¿Qué es lo que se sabe hasta el momento de la variante Lambda que se extiende por Sudamérica?

Los virus cambian constantemente a través de la mutación. Cuando un virus tiene una o más mutaciones nuevas, se llaman “variantes” del virus original. Las nuevas variantes del SARS-CoV-2 denotan preocupación y mantienen en alerta a las autoridades sanitarias de todo el mundo, debido a su capacidad de ser más infecciosas, más virulentas y evadir al sistema inmunológico. 

Actualmente, existen cinco variantes de interés y vigilancia de este nuevo coronavirus: a) la variante Alfa, que surgió por primera vez en Reino Unido, se ha extendido a muchos países; b) la variante Beta se reportó en un inicio en Sudáfrica; c) la variante Gamma, detectada por primera vez en Brasil; d) la variante Epsilon fue detectada por primera vez en los Estados Unidos, y e) variante Delta, que surgió en la India y es más infecciosa que el virus original, provocando actualmente la mayoría de las nuevas infecciones reportadas en el mundo.

Ahora, la variante Lambda, que inicialmente surgió en Perú y se reportó en diciembre de 2020, ha sido catalogada el pasado 14 de julio como una variante de interés (VOI) por la Organización Mundial de la Salud, tras considerarse la posibilidad de que pudiera esquivar el sistema inmunológico. Lambda es responsable de más del 90% de los nuevos casos de COVID-19 en Perú, y se ha extendido a 29 países, muchos de ellos en América Latina.

La variante Lambda es muy diferente a las otras debido a las mutaciones presentes en su proteína Spike, parte fundamental para la transmisión del virus entre humanos. Presenta mutaciones en 14 posiciones diferentes en las regiones que codifican esta proteína, incluido un tramo largo de siete aminoácidos que se ha eliminado en el dominio N-terminal (NTD) de la proteína Spike; esta región es de suma importancia, pues es atacada por muchos de los potentes anticuerpos del cuerpo.

“NTD no es crucial para llevar a cabo funciones importantes del virus y, por lo tanto, es fácil que el virus mute y siga siendo viable para evadir la respuesta de anticuerpos existente”, explica a National Geographic la Dra. Shee-Mei Lok, científica de enfermedades infecciosas en la Universidad Nacional de Singapur.

De acuerdo con un estudio liderado por los Doctores Ricardo Soto-Rifo  y Nathaniel Landau, de la Universidad de Chile y de la Universidad de Nueva York, respectivamente, en la variante Lambda se produjo un aumento de la infectividad mediada por la proteína Spike, incluso mayor que la de las variantes preocupantes Alpha y Gamma, según recoge el medio de noticias ABC.

Además, los anticuerpos inducidos por las vacunas de Pfizer, Moderna y CoronaVac, parecen ser menos potentes contra la Lambda que contra la cepa original, pero son capaces igualmente de neutralizar el virus.

La variante Lambda actualmente se está expandiendo por Chile y Argentina, y hay evidencia de transmisión progresiva en Colombia, Ecuador, México, Estados Unidos, Alemania e Israel. Las autoridades sanitarias de estos países la mantienen vigilada. “Lambda no es más aterrador que el virus Delta. La clave es que ambos son virus altamente transmisibles. Pero si recibe la vacuna, lo más probable es que esté protegido”, aconseja Nathaniel Landau, microbiólogo en la Escuela Grossman de Medicina de la Universidad de Nueva York. 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.