La creencia en las conspiraciones se asocia con una escasa capacidad de pensamiento crítico

A medida que avanza la ciencia y la tecnología, surgen nuevos logros que nunca antes se habían pensado obtener. Tan solo en el último siglo, los humanos hemos realizado importantes descubrimientos en materia de salud, hemos logrado llegar más allá de las fronteras terrestres y nos hemos lanzado a la exploración espacial.

Sin embargo, cuanto más avanza la humanidad, también lo hacen las teorías de la conspiración, aquellas que pretenden cuestionar e inclusive refutar los logros que se han obtenido a través de la ciencia. Por otra parte, con las situaciones delicadas y desastres que se vienen suscitando en los últimos años, estas teorías parecen agarrar más fuerza entre las personas, aumentando el número de seguidores de aquellos que tratan a toda costa de desprestigiar el gran avance científico y tecnológico.

Muchos de los seguidores y predicadores de las teorías conspiranoicas, se enorgullecen de sus actos y se hacen llamar “librepensadores críticos”. Sin embargo, un nuevo estudio no solo contradice esta postura, sino que también refleja una menor capacidad de pensamiento crítico en las personas que creen en la conspiración. 

«Las teorías de la conspiración se refieren a los intentos de explicar la causa última de un evento importante (social, político, climático, etc.), acusando a una coalición oculta de personas u organizaciones percibidas como maliciosas y poderosas de haber planeado e implementado estos eventos en secreto», explica el Dr. Anthony Lantian, del Departamento de Psicología de la Universidad Paris Nanterre de Francia y autor principal del estudio.

Para su investigación, el equipo de científicos de la Universidad Paris Nanterre, evaluó las habilidades de pensamiento crítico en 338 estudiantes de pregrado a través de la prueba Ennis-Weir, que está dirigida al contexto universitario y que evalúa la capacidad para comprender un argumento y formular una respuesta escrita al mismo. Posteriormente evaluaron las tendencias de los propios estudiantes a creer en las teorías de la conspiración.

Los investigadores encontraron que aquellos que obtuvieron puntajes más bajos en la prueba tenían más probabilidades de estar de acuerdo con afirmaciones que entraban dentro del campo de la conspiración. “Cuanta más gente cree en las teorías de la conspiración, peor se desempeña en una prueba de capacidad de pensamiento crítico. Esta prueba se caracteriza por un formato abierto que destaca varias áreas de la capacidad de pensamiento crítico en el contexto de la argumentación”, explicó el Dr. Lantian a PsyPost, un medio de noticias enfocado a la psicología y neurociencias.

Por otra parte, debido a la naturaleza de esta investigación, es imposible determinar la falta de pensamiento crítico como el agente causal de creer más en las teorías de la conspiración. Como bien explican los autores en su estudio, este solo muestra la relación negativa entre una menor capacidad de pensamiento crítico y la tendencia a creer en la conspiración.

Además, dada la homogeneidad de la muestra analizada, el estudio también debe ser realizado en otro tipo de muestra, que involucre a más individuos de diferente nación, ocupación, edad… etc. Por otra parte, estudios anteriores han determinado que una mayor preparación académica se asocia con una menor tendencia a creer en este tipo de teorías.

“Nuestros resultados apoyan la idea de que los creyentes de la conspiración tienen una capacidad de pensamiento crítico menos desarrollada y estimulan la discusión sobre la posibilidad de reducir las creencias de conspiración a través del desarrollo del pensamiento crítico”, concluyen los investigadores en su artículo.

La investigación ha sido publicada en Applied Cognitive Psychology, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.