Descubren una “fase durmiente” en las células madre, la cual podría ser la clave para combatir exitosamente al cáncer

La gran complejidad alcanzada por los organismos superiores (como mamíferos, entre los que figura usted) les ha conferido una diversidad muy amplia de células por las que están constituidos. Dentro de todas estas células se encuentran unas que son muy importantes, pues a partir de ellas derivan todos los linajes celulares existentes. Nos referimos a las llamadas “células madre”, aquellas que tienen la capacidad de diferenciarse en [por ejemplo] neuronas, células musculares, de piel, de hueso…etc.

Existen diversos tipos de “células madre”. Unas muy conocidas por la comunidad médica son las llamadas células neuroepiteliales que, si bien su diferenciación está restringido a un linaje celular específico (células nerviosas), mantienen activos ciertos mecanismos que permiten su proliferación elevada y autorenovación. Estos mecanismos son vitales para las células cancerígenas, y en muchos tumores se encuentran activados y desregulados.

Curiosamente, estas células pasan por las mismas fases de crecimiento que las otras del propio organismo: mantienen una etapa de “descanso”, la cual se puede prolongar por mucho tiempo (dependiendo del tipo de célula); entran a una fase de crecimiento y multiplicación, donde aumentan de tamaño y comienzan a replicar su material genético, para finalmente dividirse en dos células hijas. Esto es conocido dentro de la biología molecular como “ciclo celular”. 

Ahora, investigadores liderados por la Universidad Estatal de Arizona, han encontrado una nueva fase en el ciclo de las células neuroepiteliales, que parece ponerlas en una especie de letargo. La fase en cuestión, denominada Neural G0, se descubrió como parte de una investigación sobre cómo el crecimiento de células madre en el cerebro podría combatir las enfermedades neurodegenerativas.

Esto es importante desde el punto de vista oncológico, pues comprender cómo se ve afectado esto en el cáncer, puede traer como beneficio la implementación de tratamientos innovadores para tratar tumores cancerosos y ponerlos a dormir. «La característica principal de cualquier cáncer es que las células están proliferando. Si pudiéramos entrar allí y averiguar cuáles son los mecanismos, ese podría ser un lugar para frenarlos», explica el Dr. Christopher Plaisier, ingeniero biomédico de la Universidad Estatal de Arizona.

Dr. Christopher Plaisie, de la universidad de Arizona. Foto de Marco-Alexis Chaira / ASU

Durante la fase Neural G0, las células neuroepiteliales están constantemente regulando la expresión de los genes que son indispensables para su proliferación y diferenciación, que en última instancia se traduce en un correcto desarrollo neuronal. Sin embargo, en muchos tipos de tumores cerebrales, existe una desregulación de la fase G0 (análoga a la fase Neural G0).

Por ello, como explican los investigadores, estudiar detalladamente esto podría ayudar a desarrollar nuevos tratamientos que impliquen poner “a dormir” a las células cancerosas, en lugar de tratarlas con las técnicas convencionales, ya que muchas veces estas pueden ocasionar que se presente una resistencia y persistencia tumoral, cuando llegan a fallar. «Las poblaciones de células neurales G0 y la expresión génica se asocian significativamente con tumores menos agresivos y una mayor supervivencia de los pacientes con gliomas», escriben los autores en su estudio. 

Para asignar una fase del ciclo celular, los investigadores utilizan herramientas llamadas clasificadores, los cuales analizan la expresión del RNA mensaje en las células y de esta manera se verifica en qué fase está. Los investigadores de la Universidad de Arizona desarrollaron un novedoso sistema de clasificación llamado ccAF, con el cual se realiza un análisis más preciso y detallado. “Nuestro clasificador se adentra más en el ciclo celular porque podría haber piezas que tengan implicaciones importantes en enfermedades”, explicó  Samantha A O’Connor, de la Universidad Estatal de Arizona y autora principal del estudio.

En la actualidad, los tratamientos contra el cáncer están encaminados a matar a las células cancerosas y, si bien se ha avanzado mucho en este campo en los últimos años, el hecho de que pudieran sobrevivir células cancerosas al tratamiento, significa que puedan volverse más resistentes y agresivas. Si estas células se pudieran poner de alguna manera en el sueño Neural G0, eso podría significar una diseminación tumoral menos agresiva.

El siguiente paso es observar qué genes son responsables de impulsar a las células a este estado de reposo, con la esperanza de que los científicos puedan hacer uso de él para la creación de tratamientos… y por qué no, para buscar la cura a enfermedades mortales, como el cáncer.

La investigación ha sido publicada en Molecular Systems Biology, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.