El cerebro de una persona se convirtió en “vidrio” durante la erupción del Vesubio

El 24 de agosto del 79 d.C. fue el último día para los ciudadanos de Pompeya y Herculano, tras registrarse la primera erupción más importante [desde el contexto histórico] del monte Vesubio, la cual arrasó y sepultó las ciudades mencionadas.

Si bien estas regiones son consideradas en la actualidad como recintos arqueológicos que permiten investigar la cultura romana en ciudades que han permanecido sin alteraciones desde la Edad Antigua, son muchas las investigaciones que se han realizado, a fin de comprender cómo fue aquel catastrófico día para los ciudadanos romanos que quedaron sepultados durante la actividad volcánica.

En 1960, un equipo de arqueólogos encontró los restos sepultados de un ciudadano de Herculano, el cual se encontraba acostado en una cama de madera cubierto de ceniza volcánica. Posteriormente, los restos fueron analizados por investigadores italianos de la Universidad de Nápoles Federico II, quienes centraron su atención en el contenido dentro del cráneo del hombre, descubriendo una estructura de vidrio fundido de color negro y muy brillante, similar a la obsidiana. Los hallazgos fueron reportados por Pierpaolo Petrone et al, en el New England of Journal Medicine.

Fragmento de cerebro vitrificado encontrado en el cráneo de un romano en Herculano. Dr. Pier Paolo Petrone 2020

En el documento, los investigadores afirman que se trata del tejido cerebral del hombre, el cual, dadas las elevadisimas temperaturas que se alcanzaron tras el trágico evento volcánico, sufrió un proceso de vitrificación (esto quiere decir que el tejido se ha quemado a elevadas temperaturas y se ha convertido en vidrio o esmalte).

Aunque el tejido cerebral es extremadamente raro de encontrar en los trabajos arqueológicos similares, debido a su rápida descomposición, existen ocasiones en las que se puede conservar a través de cambios químicos que se producen en los triacilglicéridos a través de la saponificación del tejido cerebral. En este caso, sin embargo, el tejido se expuso a una temperatura tan elevada (posiblemente a más de 520ºC) que se vitrificó. “Esto sugiere que el calor extremo pudo encender la grasa corporal y vaporizar los tejidos blandos, seguido de un rápido descenso de la temperatura”, explican los autores en su artículo.

Para evitar que la estructura encontrada fuera confundida con formaciones resultantes de la actividad volcánica, el equipo realizó un análisis proteómico, encontrando una gran cantidad de proteínas que están altamente expresadas en los tejidos del cerebro humano. Los investigadores afirman que este descubrimiento es «único» y parece ser la primera vez que se ve en un contexto arqueológico.

Pompeya y el Vesubio.

Actualmente, el Monte Vesubio está considerado como uno de los volcanes más peligrosos del mundo, debido al gran asentamiento urbano a su alrededor, y a la actividad volcánica que se ha presentado en los últimos años. Su última erupción se registró en el año de 1944, y desde entonces, se encuentra en observación.

El caso ha sido reportado en The New England of Journal Medicine, y lo puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.