La inteligencia artificial podría haberse utilizado ya para asesinar a soldados con drones sin la intervención del hombre.

De acuerdo con un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), existe una elevada probabilidad de que ya se hayan utilizado drones autónomos para asesinar a soldados sin la participación de los humanos. Aunque existe una probabilidad muy grande de que los hechos hayan sucedido durante los ataques en Libia que tuvieron lugar en marzo de 2020, no se cuenta con evidencia contundente para afirmar que sea del todo cierto.

El informe emitido al Consejo de Seguridad de la ONU, describe los acontecimientos ocurridos durante los ataques del 27 de marzo de 2020, cuando el primer ministro de Libia ordenara un ataque contra las Fuerzas Afiliadas de Haftar, en el cual se emplearon vehículos aéreos de combate no tripulados en lo que se conoce como la famosa “Operación Tormenta de Paz”. Aunque los drones se han utilizado en el terreno de combate por años, en este caso operaron sin la intervención humana.

«Las Fuerzas Afiliadas de Haftar en retirada fueron perseguidos y atacados a distancia por los vehículos aéreos de combate no tripulados o los sistemas de armas autónomos letales como el STM Kargu-2 (un avión no tripulado de ataque de ala giratoria diseñado para operaciones de guerra o movimientos antiterroristas). Los sistemas de armas autónomas letales fueron programados para atacar objetivos sin requerir conectividad entre el operador y la munición: en efecto, una verdadera capacidad de ‘disparar, olvidar y encontrar», se puede leer en el informe de la ONU.

Si bien el informe describió a detalle los hechos en los cuales se vieron involucrados estos sofisticados sistemas de ataque, nunca reveló detalles sobre bajas humanas a través del empleo de drones “autónomos”. El Kargu-2 es un dron de cuatro rotores que utiliza un software de IA para identificar sus objetivos, dirigiéndose a los mismos a una velocidad de 72 km/h para detonar una ojiva destinada a matar a los soldados enemigos. Aunque los drones estaban programados para atacar si perdían la conexión con un operador humano, el informe no dice explícitamente que esto haya sucedido en el campo de batalla, sin embargo, dadas las circunstancias, es muy probable que el primer humano haya sido asesinado por un dron operado por un algoritmo de aprendizaje automático. 

Tal y como explica Zachary Kallenborn, investigador afiliado al Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo, al medio LiveScience, aunque las armas autónomas no son conceptos novedosos, que es sí es potencialmente nuevo aquí son las armas autónomas que incorporan inteligencia artificial.

Mientras algunos creen que esto es un gran avance en el campo de la tecnología aplicada a la inteligencia artificial, hay muchos que muestran su preocupación, pues un enjambre de drones con inteligencia artificial incluida, y diseñados para fines bélicos, podrían ser considerados como armas de destrucción masiva.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.