Los cachorros nacen con la capacidad para comprender a los humanos, de acuerdo con un estudio.

El mejor amigo del nombre, así es como muchos llaman a los perros. Desde hace tiempo se conoce la gran capacidad intelectual que tienen los perros para reconocer señales, o bien, para comprender cuando alguien les está llamando. Sin embargo, durante mucho tiempo ha permanecido la interrogante sobre cómo es que logran esto, pues a muy temprana edad, comienzan a establecer vínculos con los humanos que los rodean.

Ahora, un equipo de investigadores liderados por la Universidad de Arizona, han descubierto que la genética juega un papel muy importante en las relaciones que los cachorros comienzan a establecer con los humanos a muy temprana edad; de hecho, hasta un 40% de la capacidad que tienen los cachorros para comunicarse con los humanos tiene bases genéticas.

Por mucho tiempo, se ha atribuido que el comportamiento canino con los humanos y su capacidad de comunicarse desde muy temprana edad, es gracias a la domesticación, la cual “obliga” a los perros a establecer vínculos para poder vivir. Entonces ¿cuál es la razón por la que se presentan dichos vínculos? Para resolver esta duda, los investigadores trabajaron en conjunto con Canine Companions, una organización de perros, quien les proporcionó 375 ejemplares cachorros de labrador, goldador y golden retriever; todos ellos de aproximadamente 8 semanas de vida, los cuales únicamente habían tenido contacto con su camada y nunca se habían relacionado con humanos.

A estos cachorros se les sometió a tareas que estaban destinadas a evaluar su capacidad para interaccionar con los humanos, quienes obtuvieron puntuaciones altas en las evaluaciones. «Estos son números bastante altos, muy parecidos a las estimaciones de la heredabilidad de la inteligencia en nuestra propia especie. Nuestros hallazgos sugieren que los perros están preparados biológicamente para comunicarse con los humanos», explica la Dra. Emily Bray, de la Universidad de Arizona, en Tucson, y autora principal del estudio publicado en el Current Biology.

Los resultados de los investigadores demostraron que los cachorros son hábiles desde el principio cuando se tratan de comunicaciones sociales basadas en gestos y contacto visual, la cual únicamente funcionó cuando existía comunicación con la voz por parte de los humanos. Sin embargo, un análisis estadístico reveló que los factores genéticos representan hasta un 43% de la variación en la capacidad entre los cachorros, comparable a la base genética de la inteligencia entre los propios humanos.

«Desde una edad temprana, los perros muestran habilidades sociales similares a las de los humanos, que tienen un fuerte componente genético, lo que significa que estas habilidades tienen un gran potencial para someterse a la selección», explicó la Dra. Bray en un comunicado.

El siguiente paso, explica Bray, es llevar el estudio a un análisis genético, a fin de poder identificar los genes que están involucrados en este comportamiento y en la capacidad para establecer comunicación y entendimiento con los humanos.

El estudio ha sido publicado en el Current Biology, y lo puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.