¿Podrían los dirigibles ser el futuro verde de los vuelos comerciales?

Nadie cuestiona el hecho de que los aviones modernos han permitido conectar países en diferentes continentes en un menor tiempo. Sin embargo, un hecho que resulta perjudicial es su elevado índice de emisiones de dióxido de carbono al ambiente, lo cual deja un amargo sabor de boca, considerando que en los últimos años se han hecho evidentes muchos efectos adversos derivados de esta situación.

Ahora, la empresa inglesa Hybrid Air Vehicles ha presentado su más reciente modelo de dirigible, con el cual pretende conquistar los cielos del siglo XXI, de una forma más amigable con el medio ambiente, al reducir de manera significativa sus emisiones de dióxido de carbono al medio ambiente. 

El modelo Airlander 10 estándar (desarrollado por la compañía) puede completar viajes con una reducción total del 75 por ciento en las emisiones en comparación con los aviones convencionales. Sin embargo, la empresa Hybrid Air Vehicles pretende aumentar esta cantidad hasta en un 90 por ciento en 2025, con la introducción de un modelo híbrido-eléctrico; ya para 2030 pretenden ser 100 por ciento libres de emisiones de dióxido  de carbono, al ser totalmente eléctrico.

Sin embargo, uno de los desperfectos del viaje en dirigible es su lentitud, en comparación con los vuelos comerciales en avión tradicional. Es por ello, que el fuerte de estas aeronaves no será la velocidad de los viajes que realice, sino más bien su impacto en el medio ambiente. Además, la compañía pretende modernizar por completo las áreas de los pasajeros, al incorporar decorativos que hagan más agradable la experiencia de los mismos. “Durante muchas décadas, volar ha significado sentarse en un tubo de metal con ventanas diminutas, una necesidad, pero no siempre un placer. En Airlander, toda la experiencia es placentera”, explico en un comunicado George Land, Director de Desarrollo de Negocios Comerciales de Hybrid Air Vehicles.

Sin duda alguna, los vuelos en dirigible pretenden conquistar los cielos del siglo XXI, aunque para ello, tienen que limpiar la imagen que han venido cargando desde hace casi un siglo, con el trágico accidente del dirigible Hindenburg.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.