Hallan hongo mortal capaz de encoger el cerebro.

Conocido como coral de fuego venenoso (Podostroma cornu-damae) este hongo altamente tóxico contiene varias micotoxinas de tricoteceno.

Se tiene presencia de este espécimen mortal en diversos países del sureste asiático, como en las  montañas de Japón, China, Java, Tailandia y la península  de Corea. Aunque han sido hallados diversos ejemplares en Australia.

La mayoría de muertes que se conocen en seres humanos por la intoxicación de este hongo mortal,  son debido a su confusión con setas comestibles medicinales como el “Reishi” (Ganoderma lucidum)  o Cordyceps (oruga vegetal). Tal y como ocurrió en 1999, cuando un grupo de cinco personas en la prefectura de Niigata mezcló los hongos en una bebida alcohólica después de confundirlos con un hongo medicinal con un color muy similar. 

De los aproximadamente cien hongos tóxicos conocidos por la ciencia, el coral de fuego venenoso es el único hongo cuyas toxinas pueden absorberse a través de piel humana. “Si se come, causa una horrible serie de síntomas”, explicó Matt Barrett, micólogo (especialista en hongos) del Herbario Australiano Tropical de Australia (ATH) de la Universidad de Cook en Queensland, quien confirmó el hallazgo tras observar su crecimiento en las extensiones australianas, después de que el fotógrafo y aficionado a la clasificación de hongos, Ray Palmer, descubriera este espécimen en las raíces de un árbol de la ciudad de Cairns, en Australia.

En una de sus declaraciones el Dr. Barret mencionó “No estamos seguros de cómo llegó a Australia, pero creemos que es algo natural”. 

Su cuadro tóxico es amplio y diverso:

En una primera fase se presentan efectos adversos: con solo tocarlo puede causar dermatitis y si se consume causa dolor de estómago, vómitos, diarrea, fiebre y entumecimiento, esto causado por la presencia de al menos ocho compuestos tóxicos de este hongo mortal.

Entre los síntomas asociados con el consumo en estos casos  se incluyeron cambios en la percepción, efectos adversos como la leucocitopenia, trombocitopenia severa, descamación dérmica de la piel, pérdida de cabello, y encogimiento del cerebelo, resultando en impedimento del habla y problemas con los movimientos voluntarios.

Con información de National Geographic.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.