Casi toda la información utilizada por el movimiento antivacunas proviene solo de 12 personas.

Hoy en día, el movimiento antivacunas hace temblar el éxito adquirido tras años de inmunizaciones de generaciones anteriores. El movimiento contra la vacunación ha estado creciendo en los últimos años, gracias a un estudio deshonesto llevado a cabo en 1998 por el ex médico Andrew Wakefield. Ahora, mientras los esfuerzos por la comunidad médica crecen por concientizar y motivar a la población para que se vacunen contra la COVID-19, también lo hacen las teorías de la conspiración que buscan a toda costa, desacreditar con argumentos sin fundamentos, el empleo de las vacunas.

Curiosamente, un reciente estudio llevado a cabo por el Center for Countering Digital Hate (Centro para la Lucha contra el Odio Digital, sociedad sin fines de lucro), la mayoría de la información que se encuentra en redes sociales y en internet en general, proviene de 12 personas, las cuales son responsables hasta del 65 por ciento de toda la propaganda falsa y engañosa del movimiento antivacunas compartida en Facebook y Twitter (más de 800,000 publicaciones con propaganda antivacunas, del 1 de febrero al 16 de marzo de 2021).

Las cuentas de estas personas han sido seguidas desde hace mucho tiempo por el CCDH y por el Anti-Vax Watch, y aunque han solicitado la cancelación, inhabilitación y que se realicen acciones legales contra estos individuos, muchas cuentas aún permanecen activas, y son las responsables de la gran ola de desinformación que es vertida en redes sociales. Estas cuentas han sido llamadas como “la docena de desinformación”.

«De acuerdo con nuestro informe más reciente, los activistas contra las vacunas en Facebook, YouTube, Instagram y Twitter llegan a más de 59 millones de seguidores, lo que las convierte en las plataformas de redes sociales más grandes e importantes para los antivacunas», explica el director ejecutivo de CCDH, Imran Ahmed.

Las personas en cuestión han sido identificadas como Joseph Mercola, Robert F. Kennedy, Jr., Ty y Charlene Bollinger, Sherri Tenpenny, Rizza Islam, Rashid Buttar, Erin Elizabeth, Sayer Ji, Kelly Brogan, Christiane Northrup, Ben Tapper y Kevin Jenkins, quienes carecen de conocimientos médicos relevantes y sus inetereses son meramente económicos. 

Imran Ahmed escribió un comunicado en Nature Medicine, donde explicó que los protagonistas clave de la “industria antivacunas” son un grupo de propagandistas profesionales; personas que dirigen organizaciones multimillonarias, incorporadas principalmente en los Estados Unidos, con hasta 60 empleados cada. 

El movimiento antivacunas ha crecido drásticamente desde sus inicios con los trabajos del ahora exmédico Andrew Wakefield, y está haciendo templar el éxito adquirido de inmunizaciones de generaciones pasadas.

La investigación del CCDH la puedes ver aquí, así como el comunicado en Nature Medicine aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.