El demonio de Tasmania regresa a Australia continental por primera vez en 3,000 años.

El demonio de Tasmania en un peculiar marsupial que recientemente fue reintroducido a Australia continental, luego de 3000 años desde que se escuchó en los bosques de ese país el último chillido ronco que es característico de esta especie.

La causa de su desaparición en Australia aún es desconocida, pero muchos especulan que la caza de las especies que ellos depredaban fue un factor importante que influyó. Lo que sí se sabe es que desde entonces, su lugar de hábitat se limitó únicamente en la pequeña isla de Tasmania, al sur de Australia.

Por desgracia, desde 1900 su población comenzó a sufrir una disminución, debido a un tipo de cáncer en el rostro que afectó a muchos ejemplares, lo cual ocasionó que la población descendiera de aproximadamente 150,000 a poco menos de 25,000 marsupiales.

Por tal motivo, un grupo de organizaciones conservacionistas comenzaron a idear un plan para impedir la extinción de esta especie. Hoy, gracias a los esfuerzos de los expertos dentro de estos grupos, se han reintroducido 26 de estas pequeñas fieras.

De acuerdo con un comunicado emitido por National Geographic, Tim Faulkner (quien es presidente de una de las asociaciones que encabezan este proyecto) y su equipo liberaron los primeros 15 ejemplares en marzo del año pasado, y planean hacerlo poco a poco, con la intención de no alterar la fauna presente en la zona donde han sido liberados.

Los demonios de Tasmania ingresan a su nuevo hogar en los bosques de eucaliptos del este de Australia.
FOTOGRAFÍA DE PHOTORGAPH OF WILDARK

El equipo se preparó con anticipación, pues acondicionaron un área especial dentro de los bosques de eucalipto para estas especies, liberándolas de plantas perjudiciales para la especie; también se encargaron de que no hubieran zorros y gatos salvajes, especies depredadoras invasivas que fueron introducidas al país hace tiempo. 

“En los próximos dos años se prevé la liberación en la misma zona de otros 20 ejemplares por año, si todo sale según lo planeado, los animales se reproducirán y crearán una población salvaje autosuficiente”, explican los responsables de Aussie Ark, la organización que lidera el proyecto.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.