Problemas de calvicie como secuelas a largo plazo de COVID-19.

La calvicie es un problema que, si bien no tiene efectos en la salud, sí que puede causar ciertas afecciones emocionales, acompañada de ansiedad y estrés, pues el cabello juega un papel crítico en la imagen que muchas personas tienen de sí mismas. De acuerdo con el Dr. Rodrigo Roldán Marín, responsable de la Clínica de Oncodermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, la ausencia o pérdida de pelo es una es una secuela a largo plazo de la COVID-19.

Actualmente se han reportado casos de individuos que sufren de un tipo especial de alopecia, conocido como efluvio telógeno, el cual se presenta de dos a cuatro meses después de su recuperación de COVID-19. “Puede presentarse de dos a cuatro meses posterior a la recuperación de la infección por el SARS-CoV-2”, indicó Roldán. Aunque no es una de las secuelas más graves de la COVID-19, esta caída masiva del cabello causa un impacto en el paciente, pues como ya se ha dicho, el cabello es parte de la personalidad de muchos individuos. Afortunadamente no es un problema que dure para siempre.

Pero ¿por qué se produce la caída masiva de cabello? De acuerdo con el Dr. Roldán, esto se debe principalmente al estrés que se produce tras el confinamiento, así como miedo al riesgo de enfermar de COVID-19, o a que este se agrave. La buena noticia, es que este es un problema transitorio que no dura más de seis meses, recuperándose al 100%.

Así que si fuiste afectado por COVID-19 y estás pasando por un problema de calvicie, no debes preocuparte en lo absoluto, pues con el tiempo esta desaparecerá.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:COVID-19, Medicina y Salud

Etiquetas:, ,