Los científicos han identificado cuatro tipos distintos de Alzheimer.

En los últimos años, el avance de la ciencia médica se ha enfocado principalmente a las afecciones oncológicas, metabólicas, cardiovasculares y degenerativas. El alzheimer es una de las principales enfermedades degenerativas, y representa hasta el 70% de los casos de demencia, un síndrome que implica el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades de la vida diaria.

Las investigaciones en el campo del alzheimer se han venido ramificando en muchos aspectos, llegando inclusive a plantearse hipótesis de que esta enfermedad podría provenir de afecciones bucales. Otras investigaciones se centran en el estudio de las famosas proteínas tau, las cuales cumplen funciones específicas en el sistema nervioso, y se han asociado al alzheimer, pero por mucho tiempo se pensó que la propagación de estas moléculas era similar en todos los casos. Ahora, un equipo internacional de investigadores han identificado cuatro formas distintas en que las  proteínas tau se propagan entre las neuronas, produciendo síntomas y pronósticos diferentes.

“En contraste con cómo hemos interpretado hasta ahora la propagación de tau en el cerebro, estos hallazgos indican que la patología de tau en el cerebro varía de acuerdo con al menos cuatro patrones distintos. Esto sugeriría que el Alzheimer es una enfermedad aún más heterogénea de lo que se pensaba anteriormente. Ahora tenemos motivos para reevaluar el concepto de Alzheimer típico y, a largo plazo, también los métodos que usamos para evaluar la progresión de la enfermedad ”, dice Jacob Vogel, de la Universidad McGill en Canadá y autor principal del estudio.

Imágenes de las cuatro variantes. (Jacob Vogel)

El estudio incluyó a tres grupos de pacientes: aquellos que no presentaban síntomas de la enfermedad, aquellos con presentación moderada de los síntomas, y aquellos con demencia de Alzheimer completamente desarrollada.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Dr. Oskar Hansson, de la Universidad de Lund en Suecia y autor corresponding del estudio, los cuatro subtipos detectados se pueden agrupar en variantes:

La variante 1, la cual se propaga principalmente en el lóbulo temporal y afecta a la memoria; representa el 33% de todos los casos. La variante 2, la cual se extiende a la corteza cerebral, los individuos afectados tiene mayor dificultad para realizar funciones ejecutivas; representa el 18% de todos los casos. La variante 3, donde tau se propaga en la corteza visual, los individuos afectados tienen dificultad para orientarse, distinguir formas y contornos… entre otros; representa el 30% de todos los casos. La variante 4, donde tau se propaga en el hemisferio izquierdo y afecta la capacidad del lenguaje; representa el 19% de todos los casos.

Los investigadores esperan que su trabajo ayude a comprender más esta enfermedad, a fin de dar tratamientos más eficaces e individualizados a los pacientes afectados.

La investigación ha sido publicada en Nature Medicine, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Ciencia, Medicina y Salud

Etiquetas:,