Una rara afección neurológica se ha relacionado con COVID-19 en 21 países.

Desde que comenzó esta pandemia, la investigación médica se centró en los estudios que involucraban a la COVID-19, al virus que produce esta enfermedad (SARS-CoV-2), y a las enfermedades asociadas que comenzaron a aparecer en aquellos individuos que eran infectados por el virus. Actualmente se cuenta con un historial de investigación que ha relacionado a la COVID-19 con la aparición de otras afecciones, siendo las neurológicas las de mayor incidencia. Por ejemplo, se han descrito casos en los que algunos pacientes tienen problemas neurógicos y transtornos de depresión después de padecer la enfermdad; en otros casos se ha visto que COVID-19 puede inducir algunos síndromes, como el de Guillain-Barré, que se caracteriza por parálisis de extremidades y afección de nervios.

Ahora, un equipo de investigadores de diversas instituciones de salud de los Estados Unidos y de Panamá, han descubierto que una rara enfermedad neurológica se está presentando en algunos casos graves de COVID-19. Esta enfermedad, conocida como mielitis transversa aguda, se caracteriza por un cuadro inflamatorio en ambos lados de una sección de la médula espinal, el cual puede dañar el material aislante que cubre las fibras de las células nerviosas, y se acompaña de dolor, parálisis y problemas sensoriales.

Los investigadores vieron que esta extraña enfermedad se hizo presente en 43 pacientes de 21 países que habían sido afectados por COVID-19; de esos casos, tres eran menores de edad. «Descubrimos que la mielitis transversa aguda es una complicación neurológica inesperadamente frecuente del COVID-19. La mayoría de los casos tuvieron una latencia de 10 días a 6 semanas que puede indicar complicaciones neurológicas postinfecciosas mediadas por la respuesta del hospedero al virus», escriben los científicos en su artículo publicado el 26 de abril en la revista Frontiers in Immunology.

Los investigadores piensan que de alguna forma, la respuesta inmune del propio cuerpo hacia el virus, es la que podría estar desencadenando estos eventos, pues la mielitis transversa aguda es una afección inmunomediada. 

Resonancia magnética de la médula espinal. (A) Recuperación de inversión sagital corta-T1: leve engrosamiento del cordón cervical e hiperintensidades difusas en el cordón cervical y dorsal (flechas rojas). (B) Sagital T1 + gadolinio. Sin mejora de contraste. (C, D) Axial T2 (niveles C4-5 y T3-4) que muestra hiperintensidades medulares difusas (flechas rojas). Crédito: Diógenes Harris, et al. 2021

Además de los casos con COVID-19, el equipo también encontró esta afección en tres individuos que se habían sometido a los ensayos de la vacuna AstraZeneca (AZD1222).

“Esta revisión confirma que la mielitis transversa aguda no es infrecuente como complicación neurológica asociada a la infección por COVID-19 en todo el mundo, responsable quizás del 1,2% de todas las complicaciones neurológicas provocadas por este coronavirus” escriben los investigadores en las conclusiones de su estudio.

A pesar de que la COVID-19 esté bajo control en algunos países, las secuelas que podría dejar en la población que fue afectada, perduren por mucho tiempo. La investigación médica debe abordar estos problemas para encontrar soluciones, minimizando de esta forma los efectos adversos que podrían aparecer en los próximos años.

La investigación ha sido publicada en el Frontiers in Immunology, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.