La ciencia descubre por qué el ornitorrinco es tan extraño.

De todas las especies de animales, quizá el ornitorrinco es la más extraña. Desde su descubrimiento realizado por los europeos en 1798, a todos nos ha intrigado su aspecto físico. Hay personas que lo describen como un castor con patas y pico de pato; otras lo ven como una mezcla de ave, reptil y mamífero. Lo cierto es que es un mamífero semiacuático endémico de Australia y Tasmania.

Entre las características más peculiares de esta criatura son las siguientes:

  • Son mamíferos carnívoros
  • Las hembras ponen huevos
  • Los machos cuentan con un espolón en el tobillo que inyecta veneno,
  • A pesar de que las hembras tienen glándulas mamarias, estas carecen de pezones, por lo que la leche se libera  a través de poros presentes en la piel.
  • Aunque las hembras cuentan con dos ovarios, solo el izquierdo es funcional.
  • Son los únicos mamíferos que usan la electrorrecepción para localizar a sus presas.

Ahora, un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de investigadores, descubrió algunas características a nivel genético que hacen que el ornitorinco sea un mamífero muy extraño. De acuerdo con el Dr. Guojie Zhang, del Departamento de Biología de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, el hecho de que el ornitorinco sea un mamífero capaz de poner huevos se debe a que cuenta con un gen que es indispensable para este proceso.

En el reino animal, existen tres genes que son necesarios para la producción de huevos, los cuales se encuentran conservados en aves y en reptiles. Sin embargo, el ornitorrinco posee activo uno de esos tres genes. El hecho de que esta especie no requiera de los otros dos, se debe a su capacidad para producir leche gracias a que cuenta con genes necesarios para la síntesis de caseína, una de las proteínas que conforman esta secreción, la cual es necesaria para alimentar a las crías en la etapa de lactancia.

En el reino animal, la detrminación del sexo viene dada por la carga cromosómica X y Y en un individuo. En los mamíferos, el par sexual XY determina la diferenciación sexual a machos; y en las hembras, el par XX. Curiosamente, el ornitorrinco posee 10 cromosomas sexuales, 5 cromosomas X y 5 Y. Sin embargo, las regiones que comprenden a estos cromosomas están más emparentadas con las de las aves y los reptiles, que con los mamíferos terianos (aquellos donde el embrión se desarrolla en el interior del útero materno).

El estudio también involucró un análisis masivo del genoma del ornitorrinco, pero estos son los datos más relevantes para describir la apariencia de ese mamífero semiacuático, que desde su descubrimiento, ha intrigado mucho a la comunidad científica.

Los resultados fueron publicados en la revista Nature, y los puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.