Descubren que las células cancerosas hibernan como osos para evadir la quimioterapia.

Quizá una de las mayores problemáticas de la ciencia médica sea la de dar una solución a las preguntas que surgen en materia de oncología, así como en la implementación de tratamientos que ayuden a combatir al cáncer. Hasta ahora, la investigación científica nos ha podido decir lo que realmente es el cáncer, qué es lo que propicia que aparezca en el cuerpo humano, así como los mecanismos que desencadenan su proliferación en otros sitios anatómicos. Se sabe que la metástasis juega un papel fundamental en la diseminación de células tumorales, pero se mantiene en la interrogante el por qué después de la quimioterapia, algunos tipos de cáncer reaparecen y con mayor agresividad; o bien, por qué algunos tratamientos y la quimioterapia puede fallar con el paso del tiempo.

Ahora, un equipo de investigadores liderados por la Dra.Catherine O’Brien del Princess Margaret Cancer Center, acaba de encontrar que las células cancerosas recurren a un evento de supervivencia evolutiva que se ha transmitido a lo largo de millones de años en las especies, con el cual, son capaces de sobrevivir a las condiciones adversas que son propiciadas por la quimioterapia y los tratamientos oncológicos.

La Dra. Catherine O’Brien del Centro Oncológico Princess Margaret de la University Health Network en Toronto es la autora principal del estudio. (Red de Salud Universitaria).

Muchos animales, incluidos algunos mamíferos, recurren a un estado donde su metabolismo disminuye por debajo del normal, con la finalidad de ahorrar energía, lo cual les permite resistir a entornos hostiles; es como un tipo de hibernación. Ahora, el equipo del Princess Margaret Cancer Center acaba de descubrir que las células cancerosas recurren a un evento similar para resistir la quimioterapia y otros agentes dirigidos a destruirlas. «Parece que las células cancerosas han cooptado astutamente este mismo estado para su beneficio de supervivencia», dice la Dra. O’Brien, quien también es profesora asociada en el Departamento de Cirugía de la Universidad de Toronto. Por otra parte, el Dr. Aaron Schimmer, director del Instituto de Investigación señala que esta investigación muestra que las células cancerosas hibernan como osos en invierno. «Nunca supimos realmente que las células cancerosas eran como osos en hibernación. Este estudio también nos dice cómo apuntar a estos osos dormidos para que no hibernen y se despierten para regresar más tarde, inesperadamente”, explicó en un comunicado.

Este evento es conocido como “diapausa”, el cual ocurre en células indiferenciadas que aún no han madurado. Sin embargo, en las células cancerosas lo utilizan para resistir la quimioterapia. El equipo empleó células de cáncer de colon para su estudio, y descubrió que administrando los agentes adecuados, se podía revertir la resistencia a la quimioterapia y destruir las células cancerosas.

Con la investigación se espera que más adelante se realicen tratamientos adecuados para combatir el cáncer, y evitar que este reaparezca.

La investigación ha sido publicada en la revista Cell, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.