Este hombre pensó que su cuerpo era completamente normal, hasta que un día se dio cuenta que tenía tres riñones.

Todos hemos acudido a consulta médica cuando tenemos un ligero dolor en el abdomen. En el menor de los casos, podríamos suponer que ese dolor se debe por algún alimento que nuestro sistema digestivo no logró asimilar bien; en el peor de los casos, podemos llegar a pensar que se trata de alguna obstrucción intestinal o por infecciones presentes en alguna de las vísceras o de la espalda baja.

Eso fue precisamente lo que pensó un hombre de 38 años de edad, quien acudió a consulta externa debido a dolor localizado en la parte baja de la espalda, en el Hospital do Rim, en São Paulo, Brasil. Los dolores de este tipo están asociados por lo regular a eventos traumáticos en algunas de las vértebras lumbares, o bien por lesiones en los músculos de dicha región. En algunos casos, estos dolores pueden ser ocasionados por infecciones en las vías urinarias.

Sin embargo, cuando sus médicos realizaron las pruebas pertinentes mediante tomografía computarizada, se percataron de algo increíble: El hombre tenía tres riñones. Curiosamente, esta condición no era la responsable del dolor por el cual había ido a consulta médica, ya que la tomografía también mostró evidencia de una hernia localizada de aproximadamente 2 centímetros.

Tomografía que muestra los tres riñones en el paciente. (Jose O. Medina-Pestana, M.D., Ph.D.)

Tal y como explican los médicos en el caso clínico publicado en el New England Journal of Medicine, se pensaba que esta anomalía congénita poco común era consecuencia de procesos aberrantes durante la embriogénesis. El riñón izquierdo duplicado puede ser el resultado de una división prematura de la yema ureteral izquierda. Además, los riñones en desarrollo derecho e inferior izquierdo se fusionaron y no ascendieron durante el desarrollo.

Las personas que padecen este tipo de anomalías suelen ser asintomáticas, llegando a enterarse incluso años después, cuando estudios realizados por otros motivos evidencian estas anomalías. En el caso de este hombre, pasaron 38 años para que se pudiera dar cuenta de su condición extremadamente rara.

El caso médico ha sido publicado en el New England Journal of Medicine, y lo puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.