Una nueva técnica podría convertir la basura plástica en abono desde tu casa.

Los productos de desechos de naturaleza plástica son de los más contaminantes y perjudiciales para el medio ambiente y para la fauna silvestre. Por esta razón, un equipo de investigadores liderados por la Universidad de California, han desarrollado algo muy prometedor que se une a los experimentos que tienen por objetivo reducir la contaminación por este producto.

En experimentos, la película plástica con enzimas (izquierda) se degradó después de tres días en abono (derecha). Después de dos semanas, se desintegró por completo. ADAM LAU / BERKELEY INGENIERÍA

En su trabajo, los investigadores utilizaron enzimas “que mastican polímeros” y calor moderado para desintegrar las películas plásticas en abono estándar y agua en cuestión de días. “La biodegradabilidad no es igual a la compostabilidad”, explica la Dra. Ting Xu, profesor de la Universidad de California y autor principal del estudio publicado esta semana en la revista Nature. Cuando se produce la biodegradación de un plástico, este se fragmenta por acción enzimática a algo que se llama “microplásticos”, los cuales pueden ser aún más peligrosos que el propio agente completo. Por esta razón, los científicos utilizaron un aditivo especial desarrollado por Xu, y mantuvieron las condiciones óptimas para que las enzimas trabajaran adecuadamente evitando su agrupación. Al realizar esto, el equipo pudo garantizar que no se formaran microplásticos en el proceso de degradación.

La adición de enzimas generalmente encarece el plástico y compromete sus propiedades. Sin embargo, las enzimas de Xu representan tan solo el 0.02% del peso del plástico, tan fuerte y flexible como los que se usan típicamente en las bolsas de la compra. Desafortunadamente, esta técnica no sirve en todos los tipos de plástico, pero el equipo está trabajando en ello para solucionar esto. Aún así, Xu y sus colegas han presentado una patente para comercializar su producto, pues su objetivo es que esté presente en todas las tiendas, para que las personas puedan hacer uso de él, disminuyendo los residuos plásticos generados en las viviendas.

 

La investigación ha sido publicada en la revista Nature, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medio ambiente, Tecnología

Etiquetas: