La Vía Láctea puede estar plagada de planetas con océanos y continentes similares a la Tierra.

Por mucho tiempo, los humanos se han preguntado sobre la posibilidad de que exista vida allá afuera, más de la que conocemos presente en nuestro planeta. Mediante el empleo de la ingeniería astronáutica, los astrónomos han investigado nuestro vasto universo observable, con la esperanza de encontrar señales de vida extraterrestre. 

Por lo que sabemos, para que haya vida en un planeta, es imprescindible que este cuente con agua líquida. Sin embargo, las condiciones para que se presente esto en zonas tan alejadas de nuestro universo, parecen difíciles de calcular, siendo actualmente la idea de que el planeta se encuentre dentro de la famosa “zona habitable” en un sistema planetario “alimentado” por una estrella, la más aceptada.

Ahora, un equipo de investigadores del Instituto GLOBE de la Universidad de Copenhague han publicado un estudio en la revista Science Advances, que indica que el agua puede estar presente durante la formación misma de un planeta. En el estudio, los investigadores señalan que el agua fue, en un principio, parte fundamental en la formación de los planetas, la cual se encontraba dentro de pequeñas partículas en forma de hielo combinada con carbono. Usando modelos computacionales, el equipo de investigadores liderados por el Dr. Anders Johansen, profesor del Centre for Star and Planet Formation y autor principal del estudio, lograron calcular la rapidez de formación planetaria a partir de estas pequeñas partículas, a la que los investigadores han llamado “guijarros”.

“Nuestro planeta creció hasta el 1% de su masa actual a partir de estos pequeños guijarros llenos de hielo y carbono. La tierra comenzó a crecer más hasta que, después de 5 millones de años, adquirió su tamaño actual. Poco a poco la temperatura fue aumentando en la superficie, lo que provocó que el hielo de los guijarros se evaporara, de modo que, hoy en día, solo el 0.1% del planeta está compuesto de agua (el 70% de la superficie terrestre está cubierta por agua)”, comenta el Dr. Anders Johansen.

Esta nueva Teoría ha sido llamada “acumulación de guijarros”, y no solo explica la formación y presencia de agua en nuestro planeta. Debido a que el agua está presente en cualquier parte de la Vía Láctea,  abre la posibilidad de que otros planetas similares a la Tierra se hayan formado bajo estas condiciones. “Con nuestro modelo, todos los planetas obtienen la misma cantidad de agua, lo que indica que otros planetas pueden tener no solo la misma cantidad de agua y océanos, sino también la misma cantidad de continentes que aquí en la Tierra, lo cual ofrece buenas oportunidades para el surgimiento de la vida ” comenta el Dr. Martín Bizzarro, coautor del estudio.

Este estudio ha sido publicado en Science Advances, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.