Descubren que el coronavirus responsable de la COVID-19 no infecta el cerebro, pero causa daños neurológicos.

Durante mucho tiempo se ha debatido sobre el potencial que tiene el SARS-CoV-2 para afectar el sistema nervioso central en los pacientes cuya enfermedad se agrava. Es bien conocido que existe una relación entre COVID-19 y problemas asociados a enfermedades neurológicas y psiquiátricas (como ya hemos mencionado en un artículo que puedes ver aquí), así como también a afecciones de parálisis como el síndrome de Guillain-Barre. Sin embargo, no se han descubierto hasta el momento rastros del virus en el encéfalo.

Ahora, una investigación llevada a cabo por científicos del Colegio de Médicos y Cirujanos Vagelos de la Universidad de Columbia descubrió que, aunque es muy probable que el SARS-CoV-2 no infecta directamente al cerebro, este sí puede causar daños neurológicos importantes. «Ha habido un debate considerable sobre si este virus infecta el cerebro, pero no pudimos encontrar ningún signo de virus dentro de las células cerebrales de más de 40 pacientes con COVID-19», explica el Dr. James E. Goldman, profesor de patología y biología celular, quien dirigió el estudio junto al Dr. Peter Canoll y a la cirujana Kiran T. Thakur.

El equipo de investigación también se pudo percatar de que los cerebros de los pacientes afectados tenían cambios patológicos importantes, lo cual se relaciona con los cambios en el estado de ánimo, confusión y delirio que experimentan estos individuos.

Aunque el equipo recurrió a técnicas sofisticadas para detectar posibles señales del virus en las células cerebrales, nunca pudieron encontrar rastros virales. Sin embargo, a pesar de la ausencia del virus, los investigadores pudieron detectar cambios patológicos en las células, derivadas de un daño hipóxico cerebral, acompañado de afecciones causadas por accidentes cerebrovasculares. Lo más curioso de todo, es que pudieron detectar señales de neuronofagia, la cual se ha visto en casos de algunos pacientes con dificultades para dormir. «Sabemos que la actividad de la microglía conducirá a la pérdida de neuronas, y esa pérdida es permanente», explica el Dr. Goldman.

Este estudio, se une a los más recientes que tratan de explicar los problemas neurológicos en los pacientes afectados por COVID-19. 

 

Los resultados han sido publicados en la revista de neurología Brian, y los puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Ciencia, COVID-19, Medicina y Salud

Etiquetas:, , ,