Crean una envoltura de alimentos totalmente comestible capaz de disolverse en agua en menos de 24 horas.

Muchos de los productos que usamos en nuestro día a día son perjudiciales para el medio ambiente y, aunque algunos son necesarios, otros sólo cumplen una pequeña función, para después desecharse. Tal es el caso de muchas de las envolturas que se usan para proteger nuestros alimentos, que en su mayoría están hechas a partir de materiales de los menos reciclados del planeta. Ahora, un equipo internacional de investigadores liderados por el Dr. Grigory V. Zyryanov de la Universidad Federal de los Urales, en Rusia, han diseñado algo que parece ser la solución a este problema.

En su trabajo, los investigadores describen tres tipos de películas alimentarias basadas en alginato de sodio reticulizado con un agente especial, llamado ácido ferúlico. El alginato de sodio es un polímero natural que se obtiene de las algas marinas, propiamente dicho de la pared celular de las algas pardas. “Las moléculas de este compuesto tiene propiedades formadoras de películas, las cuales en medio acuoso se comportan como un gel que se logra disolver”, explicó el Dr. Rammohan Aluru, investigador principal del laboratorio de síntesis orgánica de la Universidad Federal de los Urales y coautor del artículo, mismo que ha sido publicado en el Journal of Food Engineering.

Estas novedosas películas se pueden utilizar para envasar casi cualquier tipo alimentos; desde verduras, frutas, mariscos, carnes… hasta aves. De acuerdo con el Dr. Grigory Zyryanov, de la Universidad Federal de los Urales y autor principal del estudio, estas películas comestibles cuentan con componentes antioxidantes, por tanto tienen la peculiaridad de mantener los alimentos frescos por más tiempo, en comparación con las envolturas convencionales que se utilizan en la actualidad. Por si eso fuera poco, tienen también la característica de ser solubles en un medio acuoso, llegando a disolverse en más de un 90% en agua en un lapso de 24 horas.

De acuerdo con los autores, para la producción de estas películas no se requiere ningún equipo especial y, a escala industrial, pueden ser elaboradas por fabricantes de productos alimenticios.

 

La investigación ha sido publicada en el Journal of Food Engineering, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.