Nuestra basura pandémica está acabando con la vida silvestre a una escala devastadora, advierten los expertos.

A poco más de un año de la pandemia ocasionada por el nuevo virus SARS-CoV-2, y responsable de la COVID-19, nos queda claro que es un problema de salud muy serio que ha tenido la total atención de los medios masivos desde su comienzo. Un problema secundario que resulta de esta pandemia no puede pasar desapercibido, y es más preocupante de lo que esperábamos.

Con la llegada del nuevo virus y su propagación a nivel mundial, se comenzó a realizar la producción masiva y descontrolada de insumos médicos y sanitarios para evitar los contagios en la población. Sin embargo, al aumentar la producción, también aumentó la generación de residuos, y son estos los responsables de un impacto negativo en el medio ambiente. Ahora, un equipo de investigadores holandeses liderados por los biólogos Auke-Florian Hiemstra del Centro de Biodiversidad Naturalis y Liselotte Rambonnet de la Universidad de Leiden, han encontrado algo verdaderamente alarmante. “La arena COVID-19 consiste en desechos de guantes de látex o nitrilo y máscaras faciales de un solo uso hechas a base de cuerdas de goma y tela de polipropileno. Esta arena atrapa y, en última instancia, extingue la vida silvestre», explican los investigadores en el nuevo estudio.

Interacciones animal-PPE. (covidlitter.com)

Durante meses y a raíz de esta pandemia, muchos estudios se han realizado en torno a los cuidados del medio ambiente y, debido a la gran cantidad de desechos vertidos no solo en tierra, sino también en los océanos, el desastre  ambiental podría durar generaciones si no se realizan medidas adecuadas.

El estudio se basó en la recopilación de observaciones informadas de interacciones entre los animales y los desechos de uso personal desde el comienzo de la pandemia. Para su desgracia, el equipo notó que eran más de lo previsto, aquellas especies afectadas por esta situación. Con la intención de seguir recopilando datos y hacer conciencia al público sobre este  problema mundial, los investigadores crearon un sitio web (covidlitter.com) donde cualquier persona puede compartir sus observaciones de este nefasto fenómeno.

La idea de esta investigación no es atacar a la industria productora de estos insumos y productos de asistencia sanitaria y de uso personal. Más bien, está encaminada a la generación de conciencia y medidas que puedan dar solución a la problemática planteada. Aquí, el equipo propone cortar los guantes desechables y las correas de las máscaras faciales antes de desecharlas, ya que hacerlo podría ayudar a evitar que la vida silvestre quede atrapada en estos desechos.

 

La investigación ha sido publicada en el Animal Biology, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.