Médicos informan el primer caso de una persona viva que orina “cerveza”.

Dentro de la gama de organismos que se utilizan para la producción industrial de alcohol se encuentra la especie levaduriforme conocida como levadura Saccharomyces cerevisiae. Estos microorganismos tienen la capacidad de producir alcohol como producto de desecho a través de un proceso metabólico conocido como fermentación, que ocurre en ausencia de oxígeno y tiene la finalidad de aprovechar la energía almacenada en los carbohidratos.

Ahora, un grupo de médicos informan en el Annals of Internal Medicine sobre el primer caso documentado en una persona viva con una condición médica similar a la descrita con anterioridad, solo que aquí, la producción de alcohol ocurría en su vejiga.

El caso ocurrió con una mujer de 61 años con cirrosis y diabetes mal controlada que había asistido a la unidad médica para incluirse en la lista de espera de trasplante de hígado. Por antecedentes clínicos que involucraron adicción al consumo de alcohol, los médicos mandaron a realizar las pruebas de laboratorio para la detección de consumo de alcohol. Sorprendentemente, los resultados fueron negativos para dos agentes que se producen por  el metabolismo normal del alcohol en el cuerpo, que son el glucurónido de etilo y sulfato de etilo. Sin embargo, los resultados de las pruebas de orina para etanol fueron positivos. El examen microbiológico detectó a la especie Candida glabrata en la vejiga, que es parte de la biota normal del cuerpo y está estrechamente relacionada con la levadura productora de cerveza Saccharomyces cerevisiae. Aunque el equipo médico trató de eliminar con antimicóticos orales al microorganismo de la vejiga, no tuvo éxito debido a la diabetes mal controlada que presentaba la paciente. 

Una condición similar al caso se ha visto anteriormente en pocos individuos que habían muerto por complicaciones a causa de una diabetes mal controlada, y en todos ellos fue post-mortem y en condiciones “in vitro”. Por otra parte, se han informado casos de pacientes que llegan a producir etanol en sus intestinos, en algo conocido como “síndrome de fermentación intestinal», en el que el alcohol es generado por fermentadores en el tracto gastrointestinal, produciendo un nivel positivo de etanol en plasma y causando síntomas de intoxicación.

Por esta razón, los autores del estudio han decidido llamar a la nueva condición “síndrome urinario de autocervecería”.

 

El caso clínico ha sido publicado en el Annals of Internal Medicine, y puedes acceder al documento aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud

Etiquetas:,