Un nuevo estudio revela que el consumo frecuente de cannabis reduce el coeficiente intelectual de manera alarmante.

Un nuevo estudio, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario y liderado por científicos de la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud RCSI, reveló algo sumamente interesante y que podría pasar por obviedad para muchas personas: el consumo frecuente de cannabis en la población juvenil (principalmente en los adolescentes) tiene un elevado potencial de reducir su coeficiente intelectual a largo plazo. Estos nuevos hallazgos brindan más información sobre los efectos adversos a nivel neurológico y cognitivo que tienen lugar tras el consumo frecuente de cannabis.

La nueva investigación, publicada recientemente en la revista Psychological Medicine administrada por Cambridge University, involucró un análisis de datos presentes en estudios donde participaron más de 800 jóvenes consumidores de cannabis y más de 5000 que no eran consumidores. En las pruebas, se evaluó el coeficiente intelectual en por lo menos dos veces; una antes de comenzar a ser consumidores de cannabis y otra puntuación durante el seguimiento, el cual fue hasta los 18 años en promedio, y en otros casos hasta los 38 años. “Descubrimos que los jóvenes que consumen cannabis con frecuencia o de forma dependiente a los 18 años, han disminuido en el coeficiente intelectual durante el seguimiento y esto puede deberse a una disminución en el coeficiente intelectual verbal”, comentan los investigadores en su estudio. 

De acuerdo con el Dr. Emmet Power, investigador clínico en RCSI y primer autor del estudio, el consumo de cannabis durante la juventud es motivo de preocupación, debido a que el cerebro se encuentra en desarrollo y puede ser susceptible a dañarse de manera irreversible durante el periodo.

 

La investigación ha sido publicada en el Psychological Medicine, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud

Etiquetas:,

1 respuesta

Trackbacks

  1. El consumo regular de cannabis es dañino, independientemente de la edad que la persona lo comience a consumir. – Enséñame de Ciencia