Un monumento a los ratones que han perdido la vida en aras de la ciencia.

¿Sabías que existe un monumento que conmemora el empleo del ratón de laboratorio en las actividades encaminadas a la investigación y desarrollo científico? Dicho monumento se encuentra frente al Instituto de Citología y Genética de la Academia de Ciencias de Rusia, en la ciudad de Novosibirsk, y ha permanecido dentro de las instalaciones desde 2013, cuando se inauguró.

Escultura del ratón de laboratorio en el Instituto de Citología y Genética de la Academia de Ciencias de Rusia. Crédito: Canva Images.

La escultura asemeja a un ratón de apariencia académica que tiene entre sus patas un par de agujas con las cuales está tejiendo. Si miramos más de cerca, nos podemos percatar que no está tejiendo cualquier cosa; está dándole forma a una doble cadena de ADN (ácido desoxirribonucleico). Con ello, se pretende expresar la gratitud por parte de la comunidad científica al ratón, así como su reconocimiento a la gran “labor” de este pequeño roedor, la cual ha permitido comprender muchos de los mecanismos moleculares y dinámica de enfermedades que afectan al humano, y con ello generar una cura o nuevos tratamientos.

El ratón de laboratorio es lo que se conoce como un modelo biológico estándar y adecuado para realizar pruebas muy importantes en materia de farmacología, genética, embriología… y medicina en general, pues la distancia genética entre humanos y estos animales no es tan amplia, coincidiendo en un 95%, además los resultados de pruebas médicas en su organismo pueden extrapolarse al nuestro.

El ratón de laboratorio, un modelo biológico adecuado. Crédito:Getty Images.

En los últimos años se han recurrido a métodos más éticos para emplear modelos biológicos, los cuales pretenden minimizar (o de ser posible, eliminar) el sufrimiento de los animales durante los proyectos experimentales. En algunos casos se ha limitado su uso y en otros hasta se ha comenzado a prohibir. Es inevitable, las pruebas in vivo en estos modelos biológicos son necesarias después de las pruebas in vitro en las ciencias biológicas, pues con ello se garantiza el correcto desarrollo científico dentro de esta área importante para la salud humana.

Además del ratón, el Instituto prevé crear más esculturas para honrar a otros animales de laboratorio, junto con placas que expresen información sobre cómo cada animal ha ayudado a la humanidad.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.