La vacuna COVID-19 de AstraZeneca está vinculada a coágulos de sangre poco comunes.

La tarde del 7 de abril, la EMA (European Medicines Agency) emitió un comunicado un poco desfavorable para AstraZeneca, pues en dicho informe, la agencia explicaba que la vacuna COVID-19 de la farmacéutica está relacionada con los coágulos de sangre formados en los cerebros de algunas de las personas que se han sometido a la administración de dicho biológico. “El comité de seguridad de la EMA ha concluido hoy que los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas en sangre deben incluirse como efectos secundarios muy raros de Vaxzevria, anteriormente la vacuna COVID-19 AstraZeneca”, explicó la agencia en el comunicado.

Esto no significa que la población se deba alarmar ante dicha aseveración por parte de los expertos de la EMA, pues los coágulos de sangre son increíblemente raros, y los beneficios de la vacuna aún superan los riesgos, debido a que los los afectados por COVID-19 pueden ser hospitalizados y morir por un agravamiento de la enfermedad. De acuerdo con Emer Cooke, director ejecutivo de la EMA, es indispensable usar las vacunas que tenemos para protegernos de los efectos devastadores.

Si bien son ciertas las conclusiones de la agencia, lo cierto es que aún se desconoce cómo es que la vacuna podría causar la formación de coágulos de sangre en el cerebro. Una de las más recientes explicaciones para este evento, señala a una respuesta inmunológica la causante de los trombos, al atacar a las plaquetas y producir su agregación, o al menos eso fue lo que explicó Sabine Straus, presidenta del comité de la EMA. 

La explicación expuesta por Straus se refuerza con los recientes descubrimientos de un estudio publicado el 29 de marzo en Research Square (el cual aún no ha sido revisado por pares), donde los investigadores descubrieron anticuerpos unidos a las plaquetas de 4 personas que murieron después de que se les administró la vacuna. “Si esa es la forma en que se forman los coágulos, entonces hay formas de tratarlos”, explicó Beverley Hunt, hematóloga del King’s College London.

Por otra parte, aunque el evento de los coágulos es tendencia en los medios, es conveniente señalar que la tasa de coágulos en sangre después de la vacunación, es más baja que las vistas con el consumo de otros medicamentos; por ejemplo, con el consumo de anticonceptivos orales, la tasa de coágulos de sangre es de 4 casos por cada 10,000.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.