Este hombre desarrolló una extraña manifestación ocular en forma de estrella después de sufrir un accidente.

Si hay algo que nos fascina hacer en “Enséñame de Ciencia”, es leer casos médicos y compartirlos con nuestra audiencia. A la unidad de urgencias llegan muchos casos que son de especial interés por la peculiaridad de los mismos, y es que son tantos los informes que se tienen registrados en los textos indexados de las bases de datos clínicas, que es imposible elegir uno que satisfaga nuestras expectativas en cuanto a su contenido. Por ejemplo, hoy por la tarde, buscando reportes de casos clínicos en materia de  oftalmología, me encontré con un curioso caso publicado hace un par de años en el New England of Journal Medicine, en el cual se reportó el caso de una manifestación ocular en forma de estrellas en un paciente que había sufrido un accidente laboral.

En este caso, un electricista había acudido a consulta oftalmológica cuando empezó a experimentar una disminución severa de la visión en ambos ojos, cuatro semanas después de haber recibido una descarga eléctrica de 14,000 Volts en su hombro izquierdo. Para la sorpresa de los médicos que atendieron el caso, el paciente había desarrollado una catarata (opacidad de la transparencia normal del cristalino del ojo y que puede afectar notablemente la visión) en forma de estrella en ambos ojos debido a la descarga eléctrica.

Cataratas en forma de estrella manifestadas en el paciente. Crédito Bobby S. Korn; NEJM

Cuatro meses después de que aparecieron las lesiones oculares, estás se le retiraron quirúrgicamente y, en su lugar, se le implantó una lente intraocular que mejoró su visión notablemente. Sin embargo, el daño óptico comenzó a reaparecer años después de la lesión, dejando legalmente ciego al paciente, aunque podía leer con ayudas visuales. Como explica el Dr. Bobby S. Korn, autor del caso clínico “Cuando las opacidades lenticulares son la única manifestación de una lesión eléctrica, se esperaría una mejora en la visión con la extracción de las cataratas. Sin embargo, con el daño concurrente del nervio óptico y la retina, la rehabilitación visual completa fue limitada”. 

 

El caso fue publicado en el New England of Journal Medicine, y lo puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud

Etiquetas:,