Cuatro de cada diez personas tienen problemas neurológicos o psiquiátricos 6 meses después de haber padecido COVID-19.

Desde los primeros estudios que se han realizado sobre esta nueva enfermedad, han salido múltiples casos donde los pacientes que sobrevivieron a COVID-19 desarrollan otras enfermedades en el momento o después de la enfermedad. Aunque muchos de estos casos se asocian a otras infecciones en vías respiratorias, algunas otras están asociadas a enfermedades neurológicas o motoras; un ejemplo de ello son los casos donde algunos pacientes con COVID-19 han desarrollado Síndrome de Guillain-Barré, una afección grave que ocurre cuando el sistema inmunológico ataca parte del sistema nervioso periférico por error, llevando a la inflamación de los nervios, lo que ocasiona debilidad muscular o parálisis.

Ahora, el estudio más grande publicado hasta hoy sobre el costo mental que COVID-19 tiene sobre los sobrevivientes, revela que 4 de cada 10 afectados que superan la enfermedad sufren un diagnóstico neurológico o psiquiátrico seis meses después. En el estudio, los investigadores  analizaron los registros de salud de más de 236,379 pacientes que se habían recuperado del COVID-19, encontrando que entre el 33-62% se les diagnosticó una afección neurológica o psiquiátrica seis meses después de haber padecido la enfermedad. En el estudio, los autores descubrieron que los pacientes que han sido diagnosticados con COVID-19, tienen significativamente más probabilidades de desarrollar afecciones cerebrales que los que padecen otras infecciones en vías respiratorias.

De acuerdo con los autores, del total de los más de 230,000 expedientes analizados, el 25% fueron pacientes que habían sido diagnosticados por primera vez con un problema mental, y las condiciones más observadas fueron ansiedad (en un 17% de los afectados) y trastornos del estado de ánimo (14%). Aunado a ello, descubrieron que la incidencia individual de trastornos neurológicos fue algo elevada considerando la muestra; así pues, se registraron casos de hemorragia intracraneal de 0-56%, accidente cerebrovascular 2-10% y demencia del 17-39%.

También se percataron que el 46% de los pacientes que ingresaron a la unidad de terapia intensiva fueron diagnosticados con afecciones neurológicas o psiquiátricas después de los seis meses de ingreso por COVID-19, lo cual significa que los casos más graves tienen mayor riesgo de padecer afecciones a largo plazo. 

Si bien estos datos parecen ser un poco alarmantes, lo cierto es que se presentan en un porcentaje bajo de la población afectada por COVID´19, sin embargo, no deja de ser un problema de salud relevante. Por otra parte, los autores también comentan al final de sus conclusiones que se necesitan más datos para evaluar adecuadamente los efectos de COVID-19 en la salud cerebral a largo plazo.

La investigación ha sido publicada en «The lancet», y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:COVID-19, Medicina y Salud

Etiquetas:, ,

2 respuestas

Trackbacks

  1. Descubren que el coronavirus responsable de la COVID-19 no infecta el cerebro, pero causa daños neurológicos. – Enséñame de Ciencia
  2. Una rara afección neurológica se ha relacionado con COVID-19 en 21 países. – Enséñame de Ciencia