Así ocurre la formación de órganos en mamíferos, capturados en tiempo real.

Quizá una de las experiencias más agradables para un estudiante o profesionista del área de las ciencias biológicas, sea el poder ver de cerca aquellos eventos que conducen a la formación de un ser vivo, desde las primeras etapas de desarrollo embrionario. En este punto, son pocas las herramientas tecnológicas que pueden facilitar esta experiencia, y también son muy pocos los modelos biológicos a los cuales tenemos acceso para el estudio del desarrollo embrionario. Curiosamente, el embrión de ratón se ha considerado durante mucho tiempo como un objeto central en el estudio del desarrollo de los mamíferos; sin embargo, dilucidar los comportamientos celulares que rigen la gastrulación y la formación de tejidos y órganos sigue siendo un desafío fundamental, tal y como lo explican algunos autores de diversas publicaciones que tocan estos temas. La falta de tecnologías capaces de seguir sistemáticamente la dinámica celular a través del embrión en desarrollo, suponen un obstáculo importante para estos estudios. 

En los últimos años han salido a flote muchas herramientas tecnológicas,  dentro de las que es importante destacar un curioso microscopio que utiliza tecnología láser para iluminar secciones de una muestra mientras son grabadas por las cámaras incluidas. Esta es una herramienta con un gran potencial para estudiar y dar seguimiento a los procesos de formación de órganos durante la embriogénesis.

El dispositivo mencionado antes ha permitido capturar retratos detallados de embriones vivos de peces cebra y de Drosophila melanogaster (la famosa mosca enana de la fruta) a medida que se desarrollan. En una ocasión, la Dra. Kate McDole y sus colegas utilizaron una versión mejorada  de esta tecnología para monitorear el desarrollo en tiempo real de un organismo más grande y complejo: el ratón. En el proyecto, los investigadores monitorizaron el proceso durante dos días, y los datos fueron procesados para mapear la historia de vida de cada célula del embrión. Los resultados obtenidos fueron espectaculares, pues con este novedoso sistema se logró visualizar cómo ocurría la formación de intestinos, del sistema nervioso central, y además se lograron capturar los primeros latidos de las células cardiacas.

Esta novedosa tecnología puede ayudar a resolver un punto clave en medicina: como es que se desarrollan los mamíferos, y sobre todo el humano, desde las células individuales por las que están conformados hasta embriones completamente formados. Con esto, los científicos podrían intentan cultivar órganos humanos o corregir defectos que surgen en los embriones durante el embarazo, de acuerdo con la Dra Kate McDole, autora principal del estudio, el cual fue publicado en la revista Cell,y que pueden ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud

Etiquetas: