Este usuario de YouTube cocinó un pollo “a golpes” ¡Aquí está la ciencia detrás del experimento!

Sin duda alguna, cocinar nuestros alimentos no solo es algo característico en nosotros como humanos, pues hemos llegado a establecer el arte culinario a raíz de esta actividad. Pero también la cocción es algo fundamental para eliminar a posibles agentes infecciosos que habitan de manera natural muchos productos alimenticios, como bacterias del género Salmonella, Campylobacter, así como ciertos parásitos (por ejemplo, Giardia lamblia).

Es cierto que para lograr tales fines, recurrimos a hornos, parrillas o fogatas, donde básicamente el calor generado por el fuego, microondas o resistencias eléctricas, logran cocer los productos alimenticios. Ahora, hace un par de semanas, el usuario de YouTube Louis Weisz sorprendió no solo a sus seguidores con un video, sino también a muchos internautas, pues dicho contenido multimedia se ha viralizado hasta casi llegar a los 10 millones de reproducciones. Y no es para menos, pues en el video prácticamente cocinó a golpes un pollo. Pero ¿Es posible esto? ¿Y si todo fue un simple truco para engañar a los espectadores?

La respuesta es sí, si se puede cocinar un pollo a golpes, y prácticamente cualquier tejido animal, pero se requiere de mucho trabajo para conseguirlo. Dos aspectos fueron clave para conseguir la cocción del pollo: en primer lugar, fue mantener las “bofetadas” lo suficientemente rápidas y fuertes para calentar la carne sin que se produjera la desintegración o disgregación del tejido animal y, en segundo lugar, fue haber logrado restringir la pérdida de calor; tal y como se muestra en el video, ambos fueron superados. El punto crítico para lograr esto fue el trabajo mecánico y la fricción generada por una máquina que el propio usuario de YouTube creó.

De acuerdo con el propio Louis Weisz, en los cálculos finales se necesitaron un mínimo de 135,000 bofetadas durante 8 horas consecutivas para cocinar el pollo, consumiendo alrededor de 7,500 Watts de energía (aproximadamente tres veces más de lo que necesitaría un horno para el mismo trabajo). Pero aquí lo importante fue remarcar la ciencia detrás de esta actividad y, la física detrás de la cocción con esta idea es realmente sólida, la cual, en alguna ocasión también fue desarrollada por un usuario de Reddit, hace un par de años.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.