Sammy Basso y su emotivo viaje por convertirse en investigador: hoy es Dr. en Biología Molecular.

La progeria, descrita por primera vez por Hutchinson en 1886 y acuñada por Gilford en 1904 (por ello, también se conoce como síndrome de Hutchinson-Gilford), es una enfermedad poco frecuente que consiste en la aparición de signos de envejecimiento en niños entre su primer y segundo año de vida, causando una muerte prematura. Se estima que en el mundo existen poco más de 100 casos documentados en la actualidad, siendo el del joven italiano Sammy Basso un caso excepcional, pues es el superviviente más antiguo con progeria. Entonces ¿Cómo es que se siente cuando se forma parte de los pocos casos con esta extraña enfermedad?

En una entrevista realizada por el portal Euronews a Sammy Basso en 2018 (quien actualmente tiene 24 años de edad), el joven comentó que su familia y amigos le ayudan a sobrellevar la enfermedad. «En cada momento me hacen recordar las cosas importantes de mi vida, me hacen entender que la progeria es solo una pequeña parte de lo que soy. Me dan fe y fuerza para levantarme por la mañana y acostarme por la noche», dijo Sammy al entrevistador.

Sammy Basso es un caso excepcional dentro del tema de la progeria ya que, aunque los médicos le dieron una esperanza de vida muy corta (de 13 años), a sus 24 años de edad lucha contra la enfermedad y ve en su círculo social el apoyo, mismo que es motor que impulsa sus ánimos para vivir la vida al máximo.

Sammy Basso menciona que su sueño de niño siempre fue el de convertirse en un gran investigador. Después de realizar estudios sobre la investigación española enfocada a su condición genética, Basso recibió en 2018 un PhD en Biología Molecular, y ha fundado la Asociación Italiana Progeria Sammy Basso (AIPro.Sa.B.), con la intención de difundir el conocimiento de su enfermedad y promover la investigación sobre ella.

Sammy Basso: "Hemos logrado un gran paso contra la progeria"

Basso se toma su labor como investigador muy seriamente. En 2019, participó como coautor de un estudio liderado por el invertigador Carlos López Otín, donde se estudiaba la progeria desde un enfoque de la tecnología de edición genética CRISPR/Cas9 en ratones, mismo que fue publicado en la prestigiosa revista Nature, en su sección medicine, con el título “Development of a CRISPR/Cas9-based therapy for Hutchinson–Gilford progeria syndrome”.

Sin duda alguna, Sammy Basso es un gran ejemplo de tenacidad y compromiso; muy posiblemente, dentro de unos años tendremos noticias en el mundo de la ciencia sobre sus investigaciones.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.