Científicos crean una célula artificial que crece y se divide como una natural.

En un nuevo hito para la ingeniería genética, científicos del J. Craig Venter Institute, Centro de Bits y Átomos del Instituto de Tecnología de Massachussets y del National Institute of Standards and Technology, han desarrollado un “organismo” sintético unicelular que crece y se divide como una célula de tu propio cuerpo, imitando aspectos complejos como la división celular, un mecanismo propio de los entes biológicos.

“Queremos comprender el diseño fundamental que rige la vida”, dijo una de las coautoras del estudio, Elizabeth Strychalski. El logro fue llamado “JCVI-syn3A”, y es el resultado de décadas de secuenciación y análisis genómico, explorando los roles que juegan los genes individuales dentro de los entes biológicos.

«Nuestro objetivo es conocer la función de cada gen para que podamos desarrollar un modelo completo de cómo funciona una célula», comenta en el artículo James Pelletier, biofísico del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT).

Los cimientos de este proyecto datan del año 1990, sin embargo, no fue hasta principios del siglo XXI, cuando un grupo de investigadores pudieron sintetizar un virus con potencial para infectar bacterias. De estos trabajos, en el año 2010, invetsigadores del Instituto J. Craig Venter (JCVI) diseñaron un prototipo de “célula bacteriana sintetica” a la que llamaron JCVI-syn1.0, la cual se logró desarrollar mediante el ADN extraído de una bacteria llamada Mycoplasma mycoides. Posterioremnte, el equipo logró sorprender una vez más al mundo con la creación de un organismos llamado “JCVI-syn3.0”, el cual poseía 473 genes, el genoma más pequeño encontrado en la naturaleza.

JCVI-syn3.0 fue considerado por muchos como el primer orgnismo sintético capaz de perpetuar su existencia a través de la división celular. Sin embargo, variaciones morfológias en su expresión condujo a que sus “descendientes” tuvieran una gran variedad de formas y tamaños (algo sumamente aberrante). Ahora, los miembros del mismo equipo de investigación han descubierto una manera de evitar que ocurran estas extrañas morfologías, con una variante recientemente modificada de JCVI-syn3.0, conocida como JCVI-syn3A, al cual le adicionaron 19 genes que le confirieron una división celular más sonsistente y variación morfológica minima.

«JCVI-syn3A ofrece un modelo mínimo convincente para la fisiología bacteriana y una plataforma para la biología de la ingeniería en general». «Queremos comprender las reglas de diseño fundamentales de la vida. Si esta célula puede ayudarnos a descubrir y comprender esas reglas, entonces ‘ vamos un paso adelante» comentan los investigadores en su artículo .

 

La investigación ha sido publicada en la revista Cell, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.