Una mala ejecución del yo-yo casi le ocasionó una amputación de dedo a este jugador.

Una tarde de 2005, Dave Schulte, jugador profesional del yo-yo conocido como «Dazzling Dave», comenzó a tener extrañas sensaciones en el dedo índice de su mano derecha: Se sentía frío, luego se volvió flácido e incluso comenzó a volverse púrpura; una situación para nada favorable para los trucos de yoyo (en el menor de los casos). Perplejo por el empeoramiento del dedo de Schulte, su médico le dijo que fuera a hacerse un angiograma, una técnica de diagnóstico por imágenes en la que se inyecta una sustancia de contraste en la sangre.

«Pasé 11 horas en el hospital y me pusieron un catéter en la pierna, pasando por arterias, corazón y por mi hombro para inyectar un tinte en mis brazos», explicó Schulte. «Una cosa bastante increíble»

Lo que se puede apreciar en la foto de arriba son los resultados de ese angiograma. Un especialista en manos le diagnosticó un vasoespasmo, lo que significa que los vasos sanguíneos en su dedo se contrajeron, limitando críticamente el flujo sanguíneo dentro de la extremidad anatómica. El hecho de no haber suficiente sangre en las extremidades del cuerpo es un gran problema. Por ejemplo, la gangrena es el resultado de una pérdida de suministro de sangre; si el problema no se resuelve, a veces la parte del cuerpo debe ser amputada.

Para mejorar el flujo sanguídentro del dedo, Schulte se administró un fármaco para «adelgazar» la sangre, con la esperanza de que esta fluyera a la punta del dedo. La buena noticia es que se restauró el flujo de sangre a la punta del dedo. «Dado que la amenaza de amputación ya había desaparecido, volví a la normalidad», comenta en una entrevista.

¿Cómo sucedió? ¿Tuvo que ver con la cuerda del yo-yo en el dedo, como muchos han sugerido?

Si piensas por un momento en el que un yo-yo pudo haber estado en tu propio arsenal de juguetes, sabrás que no es así. El lugar normal para que un yo-yo se sujete es en realidad en el dedo medio. «La lesión es muy probablemente causada por el impacto del yo-yo en la mano cuando lo atrapo», explica Schulte. «La mayor idea errónea de la lesión es que le puse el nudo de deslizamiento en el dedo índice al yo-yo. No hago eso, lo coloco en el lugar normal».

Sin embargo, el susto de la amputación no detuvo a Schulte. Comenzó la práctica en la universidad para tratar de superar una temporada estresante. Ahora, él ha acumulado casi 30 años en el juego de yo-yo. Dicho esto, el problema del flujo sanguíneo de los dedos no se ha resuelto por completo. «El problema siempre está presente, pero no lo noto hasta los meses fríos del año. El flujo de sangre todavía está ligeramente restringido y el dedo se vuelve muy frío», dijo.

Si quieres ver a Dazzling Dave en acción, el siguiente video te dejará impactado.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.