Un estimulante experimental prohibido desde 1940 se acaba de encontrar en suplementos para adelgazar.

En un hecho alarmante, un fármaco estimulante experimental que data de la época de la Segunda Guerra Mundial, está apareciendo en suplementos deportivos y dietéticos que se venden en la actualidad, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en Clinical Toxicology.

El estimulante, conocido como fenprometamina, se comercializó por última vez como un inhalador nasal llamado Vonedrine entre las décadas de 1940 y 1950, pero desde entonces se retiró del mercado y nunca se aprobó para uso oral.

Por si esto fuera poco, el estudio identificó otros ocho estimulantes prohibidos en la suplementación deportiva y en la suplemnetación para bajar de peso, además de la fenprometamina. De acuerdo con los autores de la investigación, estos estimulantes a menudo se encontraban mezclados en varias combinaciones para crear «cócteles» que nunca se habían estudiado en personas.

Aunque parezca asombroso, la fenprometamina no es el primer estimulante que data de la Segunda Guerra Mundial que aparece en los suplementos dietéticos. En 2004, después de que la FDA prohibiera el estimulante efedra de la suplementación deportiva, los fabricantes comenzaron a agregar otros estimulantes experimentales, incluido el  1,3-DMAA, que se comercializaba anteriormente en 1948 como inhalador nasal.

Además de la fenprometamina, se identificó deterenol y otros 7 estimulantes experimentales adicionales que incluyen oxilofrina, octodrina, BMPEA, 1,3-DMAA, 1,4-DMAA, 1,3-DMBA e higenamina.

«La FDA debería advertir a los consumidores sobre la presencia de cócteles de estimulantes experimentales en los suplementos dietéticos y deportivos, y tomar medidas inmediatas y efectivas para eliminar estos estimulantes del mercado», escribieron los autores en su artículo.

“Saber si un suplemento dietético contiene un estimulante prohibido puede ser difícil porque los fabricantes pueden no incluir el agente en la etiqueta, o pueden usar un sinónimo para el “ingrediente”, explicó el Dr. Pieter A. Cohen, autor principal del estudio. “Se les aconseja a los consumidores evitar dos categorías de suplementos dietéticos: los etiquetados para decir -que te ayudarán a perder peso- y los etiquetados como  -suplementos para antes del entrenamiento o para el desarrollo muscular-. Esta última categoría excluye a los suplementos proteicos en polvo, que generalmente contienen aminoácidos y no son algo de qué preocuparse”, dijo Cohen.

La investigación ha sido publicado en la revista Clinical Toxicology.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.