Astrónomos detectan el remanente de supernova más grande nunca antes descubierto con rayos X.

En el primer estudio de todo el firmamento realizado por el telescopio de rayos X eROSITA, los astrónomos del Instituto Max Planck de Física han identificado un remanente de supernova previamente desconocido, apodado «Hoinga». El hallazgo fue confirmado en datos de radio de archivo y marca el primer descubrimiento de una asociación conjunta entre Australia y eROSITA establecida para explorar nuestra Galaxia utilizando múltiples longitudes de onda, desde ondas de radio de baja frecuencia hasta rayos X. El remanente de la supernova Hoinga es muy grande y está ubicado lejos del plano galáctico, un primer hallazgo sorprendente, lo que implica que los próximos años podrían traer muchos más descubrimientos.

La nebulosa del Cangrejo en Tauro | ESO España
La nebulosa del cangrejo es el clásico ejemplo de remanente de supernova. Crédito: NASA Hubble Team Telescope.

 

Como todos sabemos, las estrellas masivas terminan su ciclo estelar en gigantescas explosiones conocidas como supernovas, eventos que ocurren cuando los procesos de fusión en su interior ya no producen suficiente energía para contrarrestar la fuerza gravitatoria que durante millones de años ha “aplastado” al cuerpo celeste. Pero incluso con cientos de miles de millones de estrellas en una galaxia, estos eventos son bastante raros. En nuestra Vía Láctea, los astrónomos estiman que una supernova debería ocurrir en promedio cada 30 a 50 años. Si bien la supernova en sí solo es observable en una escala de pequeña, sus remanentes pueden detectarse durante más de 100,000 años. Estos remanentes están compuestos de material expulsado por la estrella durante la explosión.

Actualmente se conocen alrededor de 300 remanentes de supernovas de este tipo, menos que los 1,200 estimados que deberían ser observables en toda nuestra galaxia. Entonces, o los astrofísicos han entendido mal la tasa de supernovas o hasta ahora se ha pasado por alto a una gran mayoría. Un equipo internacional de astrónomos está utilizando ahora los escaneos de todo el cielo obtenidos por el telescopio de rayos X eROSITA para buscar restos de supernovas previamente desconocidos. Con temperaturas de millones de grados, los escombros de tales supernovas emiten radiación de alta energía, es decir, deberían aparecer en los datos de rayos X de alta calidad.

Supernova Hoinga: Astronomen staunen über überraschende Sternexplosion -  DER SPIEGEL
Imagen compuesta de rayos X y radio de Hoinga. crédito: eROSITA / MPE (rayos X), CHIPASS / SPASS / N. Hurley-Walker, ICRAR-Curtin (Radio)

 

«Nos sorprendió mucho que el primer remanente de supernova apareciera de inmediato», dice Werner Becker del Instituto Max Planck de Física. «Hoinga» es el remanente de supernova más grande jamás descubierto en rayos X, con un diámetro de aproximadamente 4.4 grados, cubre un área aproximadamente 90 veces más grande que el tamaño de la Luna llena. «Además, se encuentra muy lejos del plano galáctico, lo cual es muy inusual», agrega el investigador.

Después de que los astrónomos encontraron el objeto en los datos de todo el cielo de eROSITA, recurrieron a otros recursos para confirmar su naturaleza. Hoinga es visible también en los datos tomados por el telescopio de rayos X ROSAT hace 30 años, pero nadie lo notó antes debido a su debilidad y su ubicación en una alta latitud galáctica. Sin embargo, la confirmación real provino de los datos de radio, la banda espectral donde se encontraron hasta ahora el 90% de todos los remanentes de supernovas conocidas. Junto con los próximos estudios de radio, este estudio muestra una gran promesa para encontrar muchos de los remanentes de supernovas perdidos.

 

La investigación del equipo aparecerá en Astronomy & Astrophysics y está disponible en  su versión de preimpresión en arXiv.

Una versión original de este artículo fue escrita y publicada en EurekAlert, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.